Haciendo limpieza

ERROR………>>

COM/SEG INTERRUMPIDA

SEÑAL NO AUT>>

SEÑAL ENCONTRADA

B0otyCall os llega sonando alto y claro, pero ésta no va a ser la sesión de risas habitual de Jester con su repertorio de anécdotas divertidas sobre el otro lado de la ley. No, hoy vuestro querido Jester está pirateando el Espectro con un propósito. Así que dejad a un lado vuestra bebida, dados, cuchillo o lo que sea que estéis aferrando con vuestras sucias manos y prestad toda la atención que vuestras mentes atontadas puedan dedicar a esta advertencia…

Para el forajido que ha estado finando transportistas en Oberón… para de una maldita vez.

En serio.

Hay una forma de hacer las cosas bien, y una forma de hacer las cosas mal, ¡y dispararle a todas las malditas cápsulas de escape con las que te cruces es sin ninguna maldita duda la FORMA JODIDAMENTE EQUIVOCADA!

Como muchos de vosotros ya sabéis, se puede sacar un buen botín asaltando a los transportistas procedentes de los campos mineros de Gonn, pero todo eso se ha ido al cuerno desde que la tasa de mortalidad ha salido disparada de la puta atmósfera. En los últimos seis meses que han pasado desde que este pedazo de escoria sádica empezó a hacer de las suyas, ha habido veintitrés informes de cápsulas de escape siendo finadas. Veintitrés. Y esos son solamente los casos de los que se ha informado. El transporte de carga ha cesado casi por completo. Cualquier muevecajas con un gramo de instinto de conservación ha estado evitando la zona como una gamba en un bufét banu. Y aquellos transportistas provistos de suficientes redaños para hacer la ruta están contratando mercenarios como si sus vidas dependieran de ello. Lo que gracias a este capullo volador, es realmente cierto.

Quedaos con esto. Tras haber estado dos semanas al acecho, mi tripulación y yo solamente hemos visto a una ‘lancer de paso. ¿Y adivináis cuántos Hornies la acompañaban en el viaje? Para un solo viaje con su pequeña bodega repleta de vanadio ese transportista cabronazo había contratado a toda una puta flota de cinco cazas a sueldo de la NightCap Corp. En circunstancias normales, a un botín como ese no habría valido la pena ni tan siquiera dedicarle una segunda mirada, pero en tiempos de sequía, si ves una gota de agua, más te vale bebértela. Rollback, Pizzle, Headcase y yo nos lanzamos a toda mecha y acabamos echándole el guante a dos contenedores todavía intactos de mineral, pero Pizzly y su Cutlass no volverán a volar nunca más.

Ahora bien, Pizzle ya sabía cuál el precio de este juego. Algunas veces la suerte no está de tu parte y nadie podría afirmar que Pizzle fuera ningún tipo de as. Y, sí, me cabrea que algún inepto que no sabe mantener el dedo apartado del gatillo llegue y lo fastidie todo para quienes nos ganamos la vida trabajando duro. Pero incluso teniendo todo esto en cuenta, este asunto va más allá de mí quejándome de lo difícil que se ha vuelto mi trabajo, o buscando saldar una cuenta en honor a un camarada caído. Este asunto trata de nosotros y de nuestra forma de vida.

Ayer salió la noticia de que habían finado al transportista número veintitrés. ¿Y hoy? Hoy es el día en que Jester se ha enterado de que la Armada ha ordenado a un grupo de batalla que venga por aquí a meter su nariz en nuestros asuntos. Eso, sanguijuelas mías, es la gota que colma el vaso.

¿Pensáis que a la Armada le importa si se cargan a un honrado pirata o a algún psicópata salido de madre? Para ellos es lo mismo. Van a barrer el sistema y van a barrerlo bien limpio. Eso quiere decir que depende de nosotros poner nuestros asuntos en orden antes de que ellos aparezcan. Tenemos que pararle los pies a este asesino enfermo y despiadado antes de que nos cuelguen a todos con él. He movido mis hilos, cobrado favores, y me congratula anunciar que el Consejo ha accedido a acordar una recompensa de cien mil créditos por la cabeza de este hermoso ejemplar. Así que la caza ha empezado. Oídme bien, mis buenos y queridos compadres. Os quiero a todos ahí fuera, y que halléis a quienquiera que sea el responsable de todo este jaleo y le paréis los pies.

Y así le doy una última advertencia al forajido que ha estado finando transportistas en Oberón. La has cagado y por eso ahora vas a morir.

Supongo que a eso no podríamos llamarlo una advertencia. Es más bien es mi resumen de cómo están las cosas.

B0otyCall cierro.

FIN DE LA TRANSMISIÓN

Original.