El Arca

Desmantelando la Edad Oscura

Los albores del siglo XXIX vieron a la humanidad tratando de redefinirse a sí misma. Durante más de 200 años, la despótica dinastía familiar de los Messer gobernó con cruel autoridad la UEE y a su gente. La maquinaria de propaganda pro-Messer aplastó las voces y opiniones disidentes, impidiendo que salieran a la luz los hechos legítimos que pudieran dañar al régimen.

Esta edad oscura de la información fue llevada a su fin cuando el régimen de los Messer cayó definitivamente en 2792. Erin Toi ocupó el cargo de Imperator y empezó a trabajar de inmediato con el Senado para restaurar la fe en el gobierno de la UEE. El sistema del Tribunal fue rápidamente reinstaurado para que pusiera un freno al poder del Imperator. Las terribles prácticas de terraformación que acabaron provocando la exitosa sublevación contra los Messer fueron abandonadas. Y en 2795, la Ley de Oportunidad Justa fue adoptada oficialmente para proteger el hábitat de especies en desarrollo. Estas y muchas otras acciones fueron reconstruyendo lentamente cierto grado de confianza entre el gobierno de la UEE y su gente. Sin embargo, suavizar las relaciones entre la UEE y las especies alienígenas capaces de viajar por el espacio, a las que los Messer habían vilipendiado a menudo por motivos políticos, resultaría ser todavía más difícil.

En 2793, la imperator Toi se reunió con un joven y ambicioso senador llamado Marshall Leon para pedirle que aceptara el cargo de Secretario Diplomático para ayudarle a reparar las relaciones de la humanidad con otras especies. La imperator Toi creía que un Senador que estuviera sirviendo su primer mandato y que nunca hubiera tenido que navegar aguas políticas infectadas por los Messer sería visto como un heraldo del futuro de la humanidad, en vez de su pasado.

Consciente de la magnitud y complejidad de la tarea que se le confiaba, el secretario Leon programó de inmediato reuniones con los diplomáticos xi’an y banu. Se daba cuenta de que la reparación de las relaciones requeriría tiempo, sutileza y (lo más importante de todo) confianza, pero también sabía que sus palabras y promesas, o incluso las de la Imperator, no bastarían para enmendar el daño hecho. Sólo un audaz acto de diplomacia y concordia podría convencer al universo entero de que la humanidad había cambiado realmente su forma de ser.

Fue con este grandioso objetivo en mente que el secretario Leon concibió el Arca.

 

El sueño

El secretario Marshall Leon denominó a su proyecto el Arca, en honor a una antigua historia acerca de un bajel que había salvado de una colosal inundación tanto a los humanos como los animales de la Tierra. Tal como el secretario Leon señaló durante su discurso inicial ante el Senado, a principios de 2794, “De forma muy parecida a su antecesora, este Arca será una manifestación de una de las mayores virtudes de la humanidad: la empatía. Un atributo que por desgracia no se ha visto en nuestro gobierno durante mucho tiempo.”

Se presentó un proyecto de ley que solicitaba financiación para construir una plataforma orbital con la idea de que no estaría vinculada a un lugar, especie o gobierno concretos, sino que iría viajando por los sistemas de todas las especies para fomentar y compartir el conocimiento universal, así como para proporcionar un espacio neutral y seguro para las discusiones diplomáticas. El secretario Leon estaba convencido de que el futuro de la UEE dependía de dos cosas: el acceso a la información y las relaciones estables con las demás especies. Tal como el secretario Leon solía decir durante los debates acerca de la financiación del Arca: “La humanidad estará mejor contando con amigos en vez de con enemigos.”

La combinación de los convincentes argumentos del secretario Leon, el respaldo de la Imperator Toi y el deseo de distanciar la UEE de su reciente pasado hizo que el proyecto del Arca fuera aprobado de forma abrumadora por parte del Senado. Se planificó que la construcción empezara a finales de 2794, una vez se hubiera elegido una ubicación adecuada. Un sinfín de senadores, interesados en el estímulo económico que provocaría, hicieron campaña para que se construyera en el sistema que representaban, pero el secretario Leon quería mantener el Arca apolítica. Así que, en un movimiento sorpresa, decidió que se construyera en Tayac; un sistema sin población nativa ni representación en el Senado. Un sistema cuyo acceso había estado muchísimo tiempo prohibido al público durante la era de los Messer.

Un sistema que, al igual que la UEE, estaba tratando de redefinirse a sí mismo.

 

La realidad

La construcción del Arca empezó en 2795 y fue avanzando más lentamente de lo anticipado. El plan inicial consistía en canibalizar una plataforma abandonada encima de Tayac que los militares habían usado para el recientemente desclasificado Proyecto Vespa, un intento secreto del régimen Messer de utilizar como arma el proceso de terraformación. El secretario Leon esperaba que ésto simbolizara que la UEE estaba abandonando su talante belicista en favor de la paz. El desmantelamiento de los elementos armamentísticos resultó ser más caro y requerir más tiempo de lo esperado, lo que provocó retrasos importantes en el proyecto.

A medida que el presupuesto inicial se disparaba, senadores que habían apoyado anteriormente el proyecto empezaron a ponerlo en duda. Cuestionaron sobre todo el apartado de la propuesta de ley que consistía en la creación de una fundación independiente de todo gobierno que se encargaría de supervisar las actividades del Arca. Los senadores se preguntaron de repente por qué razón la UEE estaba pagando un proyecto sobre el cual no tendrían ninguna jurisdicción, y llegaron incluso a bloquear brevemente la financiación en un intento de recuperar el control sobre el Arca. El proyecto quedó paralizado hasta que la imperator Toi ejerció su considerable influencia política para volver a ponerlo en marcha.

Mientras la construcción iba avanzando a lo largo de los años siguientes, el secretario Leon visitó con frecuencia a representantes banu y xi’an para deliberar sobre el Arca. El secretario Leon argumentó apasionadamente que el futuro del Arca pertenecía a las tres especies. Fue durante estos debates que el secretario Leon descubrió que su visión no estaba siendo compartida por las otras especies tal como él había deseado. Aunque participaban con entusiasmo en el proyecto, los banu tenían poquísimos registros históricos por compartir. Los xi’an, por su parte, tenían serias preocupaciones por la posibilidad de que la plataforma pudiera seguir siendo utilizada como arma y se negaron rotundamente a permitir que el Arca pudiera entrar en su territorio.

Decepcionado por no desalentado, Leon decidió dar ejemplo, por lo que presionó para que la mayor cantidad posible de conocimiento humano fuera puesta a disposición del Arca. Se animó y concedió incentivos a las compañías humanas para que aportaran toda información que no pudiera perjudicar sus negocios. Mientras tanto, el gobierno dio a conocer un verdadero caudal de información. Aunque los documentos gubernamentales clasificados, archivos militares y misivas personales seguían estando restringidos, prácticamente todo lo demás fue considerado para su admisión en la biblioteca del Arca. Los críticos se quejaron de que los enemigos podrían utilizar contra nosotros toda esta información, a lo cual el secretario Leon respondió: “En todo caso, serán nuestras acciones, no nuestra transparencia, lo que causará el siguiente conflicto.”

En 2800, el secretario Leon ganó unas polémicas elecciones para convertirse en el siguiente Imperator. Animado a presentarse y apoyado por Erin Toi, durante su campaña el secretario Leon destacó su trabajo en el Arca, presentándolo como prueba de que él era un creador de consenso que sería capaz de reparar las relaciones de la humanidad con las demás especies.

Poco después de su inauguración, la construcción del Arca fue completada. El Imperator Leon invitó a representantes de los xi’an, banu, tevarin e incluso de los vanduul para que asistieran a la gala de celebración. Durante su discurso de presentación, el Imperator Leon hizo un llamamiento a todo el mundo para que ayudara a que el Arca tuviera éxito en su labor de extender la paz y el conocimiento. “Estoy orgulloso de abrir estas puertas y les pido a todos ustedes que las llenen con la vasta y colorida historia que todas y cada una de las especies tienen por ofrecer. Permitan que este Arca perdure como orgulloso testimonio y registro histórico de nuestras vidas y las de quienes nos han precedido.”

 

El presente

Hoy en día, el Arca sigue orbitando el sistema Tayac. Meses después de que abriera sus fuerzas, la fundación que la administraba se percató de que el coste económico de ir trasladándola de sistema en sistema superaría los ingresos previstos de donantes y recaudaciones de fondos. Aunque Tayac I proporciona la perfecta ubicación neutral donde situar de forma permanente la plataforma, la carencia de otros objetos interesantes en el sistema no ayuda precisamente a aumentar el número de visitantes.

Aunque el Arca ha fracasado en su intención original de convertirse en un baluarte de la diplomacia interespecies, el Imperator Leon seguiría sintiéndose orgulloso de sus actividades actuales. Es el repositorio de información por excelencia del universo conocido.

A día de hoy, el Arca recopila y analiza una cantidad asombrosa de información proporcionada por exploradores, investigadores, científicos y gente corriente para su posible inclusión en la Galactapedia. El Arca también trabaja en perfecta sintonía con una serie de importantes universidades e instituciones de investigación para verificar la información, y hasta financia proyectos que ayuden a ampliar lo que ya se conoce. Entre los archiveros y los investigadores, no hay puesto de trabajo más ansiado que el de encargarse de catalogar una parte del diluvio de datos que van llegando al Arca.

El Mapa Estelar es la joya de la corona de las actividades del Arca. Este recurso esencial para la navegación interestelar es la autoridad de facto acerca de lo que puede ser hallado en medio de la gran y extensa oscuridad. Proporciona la ubicación y contexto histórico de un objeto concreto, así como datos acerca de todo tipo de temas útiles relacionados. Actualizada constantemente gracias a las contribuciones de esforzados cartógrafos y exploradores estelares, el mapa muestra las fronteras siempre en expansión de nuestro universo y lo que sabemos de él.

A pesar de que el Arca tal vez no haya cumplido todas las expectativas del Imperator Leon, sigue siendo un logro asombroso. Su dedicación a la verdad y su compromiso a recopilar conocimiento de tantas fuentes como sea posible proporciona una importante perspectiva global del universo. En muchos sentidos, el Arca podría considerarse una de las creaciones más importantes de la humanidad: una institución de valor incalculable diseñada para preservar el futuro de la humanidad manteniéndonos conscientes de su pasado.

Original. Revisión por Frost.