GNP

GUÍA GALÁCTICA

GNP

Helios. Odín. Charon. Baker. Todos estos sistemas, alejados de la Tierra y del marco de investigación y desarrollo militar de la UEE, no parecen ser el tipo de sistemas fueran a cobrar fama por su equipamiento aeroespacial de tecnología punta. Pero eso es exactamente lo que ha sucedido en el caso de GNP. Buscando una manera de destacar en el abarrotado campo de los fabricantes de naves y competir con la industria más desarrollada de los “mundos centrales”, los gobiernos de estos cuatro sistemas se unieron para subsidiar la creación de GNP, un tipo completamente nuevo de compañía.

La base para la estructura corporativa de GNP fue la FarSeer Corporation con sede en Tangaroa (Helios II). Farseer fue creada en 2908 y desarrolló equipos sensores de tecnología punta durante casi teinta años. A pesar de la reconocida calidad de sus productos, FarSeer fue incapaz de superar la recesión de la industria aerospacial que tuvo lugar a finales de los años veinte, y los activos de la compañía fueron entregados al gobierno heliosano para su redistribución En lugar de vender la Farseer al menor postor, los funcionarios gubernamentales mantuvieron la corporación empleando para ello usando créditos de los impuestos mientras se dedicaban a desarrollar su plan de alianza intercolonial. A la infraestructura corporativa de la difunta FarSeer no tardó en añadirsele unos laboratorios de motores apropiados por el gobierno en el sistema Odín, varias refinerías y fábricas de Caronte, y una generosa inyección de créditos de la UEE procedentes de los recursos especiales del sistema Baker.

Lo más asombroso acerca de esta compañía es que evita por completo el segmento más lucrativo del campo de investigación y desarrollo de naves espaciales: las armas de aplicación directa. Donde compañías como Behring y MaxOx están ganando billones vendiendo láseres y misiles al mercado civil, las normas de GNP prohiben estrictamente hacer llegar armamento a manos civiles (y también se mantiene al margen del desarrollo de armas para entidades gubernamentales). En su lugar, la producción de la compañía está centrada por completo en equipamiento esencial y de alto grado de sofisticación que la mayoría de los usuarios normalmente no tienen en cuenta cuando están pensando en cómo equipar sus naves espaciales: sensores, motores, marcadores de navegación, superfícies de control de canales, software y similares.

Sensores

El primer triunfo de GNP fue la adopción de su radar V601-11 por parte de la Armada de la UEE. El V601-11, un sistema de radar multisincronizable de alta resolución capaz de rastrear independientemente docenas de elementos e interactuar con centenares de sistemas de nave espacial, es actualmente la base de los característicos cazas “para ases” F7A Hornet de la Armada. El contrato para el Hornet, el cual la mayoría esperaba que acabara en manos de AllTell o Skanix, lo cambió todo para GNP y sacudió los cimientos de la industria aeroespacial.

Este contrato fue solamente el primer éxito. La clara superioridad del sistema de radar de GNP resultó evidente de inmediato, y otros fabricantes empezaron a licenciar o clonar el V601. GNP ganó miles de millones de créditos, el 100% de los cuales fue destinado al desarrollo y producción. Aunque otras compañías han puesto a la venta en los últimos años sistemas de radar de prestaciones equivalentes, la modularidad y capacidad de personalización del V601 le ha conseguido una amplia cuota del mercado de integración de conjuntos de sensores.

Fieles a su palabra, no hay literalmente ninguna diferencia entre las versiones civil y militar del V601-11; la misma tecnología y software de extrema fiabilidad empleados para volar el F7A Hornet está disponible como equipo estándar (o como una mejora) en toda una serie de naves civiles (de las cuales la más destacable es la línea MISC Freelancer, que adoptó este sistema antes incluso de que se hubiera convertido en un equipamiento estándar en la Armada).

El sistema V601-11 es mucho más que un mero conjunto físico de escáneres; se trata de un equipamiento para naves espaciales completamente integrado que incluye tanto los módulos físicos como la pantalla HUD. Desarrollado por un equipo de programadores compuesto por algunos de los diseñadores de interfaces más reconocidos de la galaxia, el HUD del V601-11 es de una belleza perfecta. Integrado directamente con la pantalla de visualización del casco del piloto, sus suaves colores proporcionan una enorme cantidad de información de vuelo sin llegar a distraer. El diseño del HUD es reactivo, con el poder computacional para predecir y organizar la información según se necesite; puedo mostrar datos de puntería en un momento dado, y al siguiente datos de distancias de navegación. Aun más, el HUD estándar de GNP es ahora un elemento familiar para millones de individuos que no son pilotos, puesto que fue el empleado en el juego “Arena Commander” de Original Systems. Temiendo que el HUD acabara volviéndose de dominio público, GNP insistió en que Original Systems pagara la licencia del diseño en lugar de limitarse a reproducirlo por su cuenta (la cifra del coste de la licencia fue de un solo crédito).

Motores

Si el V601-11 dio a luz a la compañía GNP, entonces la línea de motores Tonnerre fue lo que aseguró su posición como una corporación aeroespacial de amplio espectro. Probado en el sistema Odín bajo condiciones de espacio profundo extremas y fabricado en Charon, la línea Tonnerre supone una interesante forma de enfocar el mercado de motores de naves espaciales. Compañías anteriores siempre han intentado que sus motores ganen fama centrándolos en abordar la función más atractiva desde el punto de vista de las relaciones públicas: las naves rápidas. Lo que GNP comprendió fue que, mientras las demás compañías se estaban peleando entre ellas por llenar el nicho de la ORIGIN 350r o el Anvil Super Hornet, hay muy poca competencia (o incluso calidad) en el mercado de las naves de transporte de gran tamaño.

Se formaron equipos de diseños que trabajaran en crear toda una serie de motores de fisión de alta durabilidad alimentados por reactores de fluorido de torio líquido, centrándose únicamente en esta tecnología para naves de gran tamaño en lugar de en algo que pudiera ser adaptado para cazas espaciales y otras naves de pequeño tamaño. Gracias a este planteamiento nació una línea de motores de alta calidad diseñados con el usuario en mente. Los motores de marca Tonnerre son fáciles de reparar y mantener, compartiendo un núcleo central de piezas que pueden cambiarse sin ningún problema (en muchos casos incluso durante el vuelo). Toda la línea Tonnerre resultante, fabricada actualmente en nueve modelos distintos, fue diseñada desde el primer día para reemplazar los anticuados motores utilizados por las líneas de chasis Freelancer y Starfarer de MISC. El plan funcionó exactamente como se pretendía: MISC adoptó el GNP Tonnerre-00 para todos sus modelos de Freelancer y el GNP Typhon-00 para la enorme Starfarer.

Existen tres líneas de motores GNP Tonnerre, cada una con tres tamaños distintos. La más pequeña, diseñada para la Freelancer, es la Tonnerre (Tonnerre-00, -55 y –77). La segunda línea, la Super Tonnerre, todavía no ha sido adoptada por ningún fabricante, aunque los rumores empresariales sugiere que Aegis está pensando en utilizarla para el nuevo modelo civil avanzado del Retaliator. Los gigantescos Typhon, diseñados para cisternas Starfarer y otras naves de transporte todavía más grandes, completan la línea. Hasta el día de hoy, MISC está muy satisfecha con esta línea de motores y todo indica que el mayor de estos motores, el Typhon-77, seguramente acabe montado en la Hull C hacia el próximo año. Dado que los reactores de fluorido de torio líquido en teoría no tienen ningún límite al tamaño con el que pueden ser diseñados, es también muy probable que GNP acabe revelando dentro de los próximos cinco años sistemas de motores todavía más grandes pensados para auténticas naves capitales.

Original.