Gold Horizon

GUÍA GALÁCTICA

GOLD HORIZON

 

“Juntos, mejoraremos y expandiremos la humanidad siempre en pos de ese interminable horizonte dorado.”

- Ivar Messer, 2546, discurso en su proclamación como Imperator.

 

Gold Horizon, anteriormente la Corporación de Prospección de Minerales Extrasolares Gold Horizon, sigue siendo un fuerte recordatorio de la ambición desmesurada y de la próspera expansión de nuestra civilización por la galaxia. La compañía, bautizada en honor a una frase del discurso de Ivar Messer en su proclamación como Imperator, representa de alguna forma lo mejor y lo peor de esa época. Resulta irónico para los historiadores actuales que el mismo gobierno de los Messer que fomentó el crecimiento de Gold Horizon trajo también su final, y que quienes dirigieron la compañía acabaran siendo víctimas de la misma brutalidad que afectó a todo el Imperio.

Gold Horizon fue fundada a mediados del siglo XXVI como una corporación especializada en la prospección minera, con la intención de aprovechar la serie de exenciones de impuestos que el nuevo gobierno había concedido a las empresas de minería asteroidal. La compañía tuvo un éxito inmediato, impulsada por el descubrimiento de la veta Grakneth, una alta concentración de asteroides con yacimientos de titanio situada en la periferia del sistema Terra. Los beneficios obtenidos por Gold Horizon en la prospección de minerales la llevaron rápidamente a convertirse en un gigante de la industria, produciendo estaciones mineras prefabricadas para su rápido despliegue en sistemas estelares recién cartografiados. En este momento de la historia, los usurpadores de territorios interestelares se habían vuelto ubicuos, puesto que se aprovechaban del largo intervalo que se producía entre las inspecciones corporativas del terreno y el verdadero inicio de las operaciones de minería a gran escala. Con las instalaciones prefabricadas de Gold Horizon, una operación minera entera (incluyendo equipos de perforación, almacenes y perímetros de defensa espacial) podía ser transportada junto con las naves de inspección y ser desplegada de inmediato. El proyecto acabó siendo otro gigantesco éxito para la compañía.

Durante la segunda década de existencia de la Gold Horizon, el Imperio Unido de la Tierra se había convertido en una realidad establecida y la civilización humana se había dejado llevar por la fiebre de la terraformación. Dándose cuenta de que vastas porciones de la economía del Imperio estaban siendo dedicadas ahora a apoyar la expansión general y los proyectos de terraformación, Gold Horizon optó por pasar del apoyo a la minería al apoyo a la transformación planetaria. El resultado de este cambio fue la Estación Espacial Gold Horizon, la característica plataforma en forma de anillo desplegada por toda la galaxia para albergar al personal de terraformación, su equipo y sus sistemas de apoyo.

A diferencia de su anterior equipamiento para minería, la Estación Espacial Gold Horizon era gigantesca, con la capacidad para albergar centenares de trabajadores en su difícil trabajo. Estos campamentos base siderales pretendían ofrecer todas las comodidades del hogar, desde viviendas medianamente confortables a alas médicas completamente equipadas, pasando por centros comunales dedicados al entretenimiento. A medida que el equipo estandarizado de terraformación a gran escala iba cobrando existencia, era diseñado para que pudiera ir circulando sin problemas a través de los sistemas de estaciones Gold Horizon que habían apoyado la primera oleada de conversiones biosféricas “improvisadas”.

Con dos dedos puestos directamente sobre el pulso del imperio en expansión, y un creciente número de políticos en su bolsillo, Gold Horizon parecía ser un mastodonte imparable. La compañía recibió miles de millones por parte de contratos tanto gubernamentales como privados (muchos de los cuales se rumoreaba que se habían conseguido mediante sobornos). Gold Horizon tenía su nombre vinculado directamente al movimiento social reinante y parecía como si nada pudiera irle mal. Eso fue hasta el 2560, cuando el director ejecutivo y accionista mayoritario Dennis Acevedo tomó una decisión que resultaría fatal: trasladar a Terra la sede central de la corporación.

El colapso

Los historiadores siguen divididos acerca del razonamiento tras la decisión de Acevedo. Terra era un centro cultural humano cada vez más popular, pero muchos en el círculo de asesores de Corsen Messer V temían que la popularidad de Terra fuera también a desplazar la Tierra como centro cultural del Imperio. El si el motivo de la compañía para trasladar su sede central era reducir los gastos generales, o si lo hacía para protestar de forma activa contra el carácter cada vez más belicista de la expansión del Imperio, eso es algo que se ha perdido en la historia. Sea cual fuera su razón, el Imperator tomó debida nota, y proclamó que consideraba el traslado de la Gold Horizon como una afrenta personal. Los contratos gubernamentales cesaron por completo, y a los contratistas privados se les instó a que no siguieran comprando equipamiento de la Gold Horizon. En un periodo de sólo cinco años, la Gold Horizon quedaría eliminada del mercado.

En 2654, el Imperator asestó el golpe de gracia: el gobierno nacionalizó todas las empresas de “apoyo a la terraformación” (es decir, las plataformas espaciales Gold Horizon) oficialmente con el objetivo de brindar protección a los ciudadanos colonos que tuvieran que servirse de ellas mientras reclamaban posesión de sus territorios en los nuevos mundos. Gold Horizon se encontró con que una porción significativa de sus activos acababa de quedar congelada y que la suma total de su plan de negocios a largo plazo era ahora completamente insostenible. Dos directores ejecutivos, que ocuparon el cargo en rápida sucesión, intentaron corregir el rumbo de la nave con un regreso al equipamiento para minería y luego al apoyo general a la industria pesada, pero no había nada que pudiera impedir lo inevitable. Gold Horizon quebró permanentemente en 2655.

Gold Horizon en la actualidad

Por una parte, el efecto perdurable de la Gold Horizon reside en el simple hecho de que en 2944 hay billones de humanos viviendo en mundos que eran inhabitables unos cuantos siglos antes. Incluso aunque la humanidad se hubiera expandido por las estrellas de igual forma, la columna vertebral de apoyo que supuso la Gold Horizon seguiría siendo parcialmente responsable de haber mantenido los mundos humanos más en contacto el uno con el otro de lo que habría resultado posible de otra forma. A partir de ahí, no es descabellado afirmar que la fuerza geográfica que posee el Imperio actualmente le debe algo a lo que esa corporación hizo posible. A pesar de todo, el distintivo logotipo de la “G dentro de una campana” de la Gold Horizon sigue siendo un símbolo polémico en la sociedad actual. Puesto que lleva mucho tiempo considerándose de dominio público, reaparece ocasionalmente como accesorio de moda vanguardista (en las partes más conservadoras de la vieja Tierra, los bolsos y mochilas de mensajero Gold Horizon siguen vendiéndose muy bien).

Dejando a un lado la historia, otro importante efecto duradero de la Gold Horizon procede la indestructibilidad general de sus estaciones. Docenas de estaciones Gold Horizon supervivientes siguen repartidas por todo el Imperio, en su mayor parte en áreas de espacio donde la terraformación fue iniciada pero se consideró no rentable a mitad del proceso. Estas estaciones se han convertido en guaridas para actividades ilegales. Habitadas por solitarios, inadaptados, corsarios y gente peor, las estaciones Gold Horizon que han sobrevivido en sistemas lejanos pueden ser desde paraísos del mercado negro a mortíferos campos de batalla disputados constantemente por tropas de choque de bandas pirata rivales.

En 2943, el Senado del Imperio Unido de la Tierra llevó a cabo una investigación encubierta sobre las bases Gold Horizon y determinó en última instancia que no resultaría posible trasladar a los civiles que operan en ellas. La recomendación oficial consistió en que las fuerzas militares llevaran a cabo una campaña para destruir las bases que todavía están operativas en el espacio, aunque estos planes han quedado postergados debido a complicaciones legales y al aumento de la amenaza vanduul.

Original.