Guía de Escritores, Parte Novena, Transporte

Guía de Escritores: Novena Parte

TRANSPORTE

 

PLANETARIO

El transporte de superficie sigue existiendo en el siglo XXX, pero se utiliza mayoritariamente para usos utilitarios e industriales. En los planetas fronterizos o recién colonizados encontrarás una gran cantidad de transportes terrestres. En los planetas más poblados sigue habiendo carreteras y coches (a falta de un término mejor) que existen para su uso privado, pero ya no son el medio predominante con el que viajar por la superficie de un planeta. Ese honor pertenece ahora a los vehículos aéreos, también llamados deslizadores, que se han convertido en el principal medio de transporte dentro de la atmósfera planetaria.

Los deslizadores de gama alta utilizan para volar tecnología antigravitatoria limpia y silenciosa, mientras que los modelos más comunes, sobre todo en los mundos fronterizos, utilizan turbinas de sustentación y/o propulsores parecidos a los propulsores de maniobra de las naves. Los deslizadores son mucho más frecuentes en las ciudades pobladas que en los planetas fronterizos, aunque a medida que más dinero y más gente van llegando a estos mundos, la cantidad de deslizadores que hay en ellos empieza a aumentar.

Vías de circulación

Con la ingente cantidad de vehículos voladores sobrevolando las ciudades siguiendo sus patrones de tráfico preestablecidos y el flujo diario de naves interplanetarias entrando y saliendo de la atmósfera, podría pensarse que esto es una receta segura para que se produzcan colisiones aéreas frecuentemente, con la consiguiente lluvia de fuego y escombros. Para minimizar esto, los planificadores de transporte han creado planos de circulación, unos niveles de altitud concretos en los que sólo se permite volar siguiendo una dirección específica.

Para las naves espaciales, existen sendas específicas de ascenso y descenso que deben seguir cuando llegan o salen de un planeta. Estas sendas suelen llevar a zonas de aterrizaje, pero también hay algunas que tienen salidas que permiten a las naves entrar en los planos de circulación.

Transporte público

Todas las ciudades importantes por toda la UEE poseen diferentes formas de transporte público. Prime, por ejemplo, tiene un sistema de metro así como un sistema elevado de monorraíl. Para quienes no tienen tiempo para esperar el metro, siempre pueden subir a un taxi deslizador.

 

ESPACIAL

¿Cómo de comunes son las naves espaciales? La respuesta es muy diversa. Para la población en general, las naves espaciales y los viajes interplanetarios son una realidad más de la vida diaria, pero eso no significa que todo el mundo posea una nave. No son tan comunes como los coches en la Tierra actual. Sin embargo, el viaje espacial no es algo de lo que sólo puedan disfrutar los ricos o la elite de la sociedad. Hay una amplia variedad de personas con todo tipo de origen social y posición financiera que son capaces de viajar por las estrellas. Evidentemente, las naves más elegantes tenderán a pertenecer a los ricos, aunque muchos se ven obligados a volar por el espacio con auténticas chatarras.

Vuelo espacial comercial

Debido a que no todo el mundo posee una nave capaz de realizar vuelos interestelares, existe un potente mercado de vuelos espaciales comerciales. Estos enormes transportes son capaces de transportar pasajeros, mercancías o una combinación de ambos. La mayor compañía de vuelos espaciales comerciales es Crusader Industries (propietaria del planeta Crusader en el sistema Stanton). Hay naves de pasajeros que se especializan en tipos concretos de viaje: algunas embarcan colonos que desean empezar una nueva vida en un mundo de la frontera, mientras que otras ofrecen cruceros de lujo al sistema Goss.

El Ruta Tierra-Pinecone fue la primera ruta importante de transporte comercial entre los sistemas Sol y Ellis. La ruta en sí ha ido cambiando y expandiéndose tras la proliferación de Terra, de manera que ahora la Ruta conecta la Tierra con Terra (aunque sigue pasando por Ellis).

 

PUNTOS DE SALTO

Tal y como se dijo en el capítulo dedicada a la tecnología, el viaje entre sistemas estelares diferentes es posible gracias a los puntos de salto. Cada uno de estos puntos de salto permite cubrir distancias enormes en un breve periodo de tiempo.

El área alrededor del primer punto de salto en ser descubierto fue denominada el Triángulo Neso porque las naves desaparecían en ella sin dejar rastro. Nick Croshaw descubrió que esa anomalía era en realidad una brecha en el espaciotiempo y logró atravesarla con éxito para convertirse en el primer NavJumper y descubrir lo que sería conocido como el sistema Croshaw.

Los puntos de salto son invisibles al ojo desnudo. Suelen ser descubiertos utilizando barridos de sensores con escáneres muy sensibles y precisos, pero incluso estos escáneres pueden ser burlados por algunos puntos de salto que sólo aparecerán desde ciertos ángulos. En resumen, resultan extremadamente difíciles de encontrar, y el descubrimiento de uno nuevo es todo un acontecimiento.

El área entre dos puntos de salto conectados es conocida como intraespacio. Aunque la comunidad científica se ha preguntado con frecuencia qué es lo que existe allí, todos los intentos de explorar o estudiar el intraespacio ha resultado un fracaso. Viajar por el intraespacio es muy peligroso y muchos aspirantes a NavJumper han muerto intentando la travesía.

Si un piloto o tripulación logran atravesar con éxito un nuevo punto de salto, harían bien en registrar en su navicomp la ruta que han seguido, puesto que podrán vender esos datos a la UEE (o a una persona privada si así lo desean), quien copiará los datos de navegación (haciendo los ajustes necesarios en los cálculos para tener en cuenta naves de diferentes tamaños) de forma que todas las naves puedan seguir la misma ruta que el NavJumper original siguió, y de esta forma abriendo el nuevo sistema a la exploración.

Original.