La Generación Perdida: Capítulo 05

La Generación Perdida
Capítulo 05

Nada. Ni tan siquiera oscuridad. La oscuridad requiere espacio, una ausencia de luz, para poder existir. Este es el espacio entre circuitos silenciosos. Aquí no hay tiempo. No hay nada.
Entonces, una chispa.
La energía es transmitida por los conductos, chips y filamentos. Los procesos son activados. La comunicación empieza como un intercambio binario y se expande rápidamente a un lenguaje más complejo.
Va surgiendo un sistema.

* * * * *

-Hola.
Tonya apartó la mirada del interior de la caja de reliquias de la Artemis que estaba examinando. El disco duro había estado cargando durante tanto tiempo, que casi había perdido toda esperanza de que fuera a funcionar, o que hubiera sido auténtico en primer lugar.
Se dio cuenta de que debería decir algo.
-Hola.
-Soy Janus.
-Hola, Janus.

Tonya arrastró su silla hasta el obsoleto sistema que estaba utilizando como huésped para Janus. Nunca había hablado con una IA antes. Se sorprendió de lo raro que le parecía.
-Soy Tonya.
-Hola, Tonya. No apareces en mi base de datos de usuarios actual. Crearé un nuevo archivo de protocolo para ti –el sistema hizo clics a medida que las unidades de disco se ponían a trabajar-. Mi programación base indica que estoy destinado a pilotar un transporte de la RSI clase Chariot denominado Artemis, pero soy incapaz de conectarme con los controles de vuelo de la Artemis.
-Ya, bueno, en cuanto a eso…
-También estoy encontrando una incompatibilidad con el lenguaje de programación asociado.
-Janus, ¿en qué año estamos?
-Mi reloj interno indica 2232.2.12, pero la incompatibilidad de sistema actual me impide hacer una actualización.

Esa fecha era de meses antes de que Janus fuera instalado en la Artemis.

-Estamos en el año 2942.
-Entiendo -Janus estuvo callado unos instantes -. Me he perdido mi fecha de lanzamiento.
-Sí –dijo Tonya sonriendo levemente. Su interlocutor le resultaba gracioso-. La nave desapareció con la versión original de tu programa al timón. Esperaba que me pudieras ayudar a encontrarlos.
-Ese es un resultado desfavorable, pero no comprendo en qué forma puedo ser de ayuda.

Tonya explicó su plan al programa. Estaba construyendo una simulación, una compilación temporal de toda la información, transcripciones de órdenes y datos de vuelo desde la instalación de Janus al momento en que la Artemis desapareció del alcance. Había analizado muestras de lava tomadas del panel de fuselaje del motor de la Artemis descubierto en Stanton. El sistema estimaba que el panel había quedado enterrado hacía quinientos años, de forma que había añadido ese dato a la simulación como un punto por el que la Artemis había pasado. En resumen, iba a hacer que su versión de Janus viviera setecientos años de viaje por el espacio a cámara rápida.

-Tu simulación es imperfecta y sólo te proporcionará obstáculos y variables hipotéticas –dijo Janus con su monótona voz digital-. Hay muy pocas probabilidades de que mi núcleo adaptativo se desarrolle de la misma forma que el Janus original.
-Esa es una posibilidad –contestó Tonya encogiéndose de hombros. El ordenador emitió ruidos por unos momentos.
-Me reiniciaré antes de ejecutar la simulación para poder mantener la ilusión de que lo que estoy experimentando es de hecho la realidad, como dirías tú. Conservaré tu archivo de usuario para evitar… problemas… cuando la simulación termine.

Durante las próximas siete horas, Tonya introdujo los datos extraídos de las diversas cajas que había robado del almacén del Nebula mientras Janus depuraba el lenguaje de los parámetros de simulación.
-Estoy listo para empezar –dijo Janus tras hacer una comprobación final de la simulación.
-¿Cuánto tiempo va a durar la simulación?
-He ajustado mi reloj interno. Una semana para mí será un segundo para ti. A este ratio, y asumiendo que la simulación llega hasta la fecha actual, durará diez coma dos horas.
Tonya hizo otra comprobación completa del sistema y luego cargó su programa de monitorización.
-Lista cuando tú lo estés, Janus.
-Reiniciando, ahora.

* * * * *

REGISTRO TEMPORAL: Lanzamiento = -3d14h38m13s

Ajuste SINTAXIS. Perfil de usuario: Danvers, Lisa E., Capitán.

Diagnósticos de funcionamiento activos. Barrido completo. Sin filtros.
<<Entrada-Voz [Danvers, Lisa, Capt]: “Genera otro conjunto de acciones de contingencia para los nichos de estasis”.
Nicho de Estasis = Unidad de Estasis. Transporte para cinco mil pasajeros humanos. Cada unidad requiere 16,34j de energía para mantener las condiciones operativas adecuadas.
>>Habilitar VOZ: ¿Algún parámetro específico?
<<Entrada-Voz [Danvers, Lisa, Capt]: “No, usa tu imaginación”.
>>Habilitar VOZ: Ese es un concepto del que sólo tengo una comprensión externa.
<<Entrada-Voz [Danvers, Lisa, Capt]: “Razonamientos laterales. Algo que no hayamos pensado ya”.
>>Habilitar VOZ: Lo intentaré, capitán.

Escenarios de contingencia anteriores: fluctuaciones de energía aleatorias, impacto con un cuerpo extraño, contacto con gas o elemento no catalogado, contacto con organismos hostiles. Intentaré añadir variables y combinaciones determinadas aleatoriamente…

REGISTRO TEMPORAL: Lanzamiento = -0d0h0m21s

Ajuste SINTAXIS. Perfil de usuario: Danvers, Lisa E., Capitán.
Control manual entregado a [Danvers, Lisa E., Capitán].
Quizás el capitán no sea consciente de que mis controles de vuelo y navegación tienen un potencial del 0,002% para el error.
>>Habilitar VOZ: Disculpe, capitán. ¿Está segura de que no desea renunciar al control manual?
<<Entrada-Voz [Danvers, Lisa, Capt]: “No, ya lo tengo”.
>>Habilitar VOZ: ¿Está segura, capitán?
<<Entrada-Voz [Danvers, Lisa, Capt]: “Estoy segura”.
>>Habilitar VOZ: Pero capitán, tengo un potencial del 0,002% para…
<<Entrada-Voz [Danvers, Lisa, Capt]: “Sólo muéstrame ese cielo. Os llevaré allí.”
Curiosa respuesta; “Os llevaré allí”. Implica propiedad. Control. ¿Quizás la posesión de un recuerdo tenga cierto valor? Recordatorio para el periodo de aceleración lenta en el espacio exterior: ¿Hay alguna diferencia entre un acto realizado y un acto presenciado? ¿Por qué es importante para alguien hacer algo por sí mismo?
[Danvers, Lisa, Capitán] ha alterado la trayectoria de salida prevista en 13,03 grados. El aumento en la resistencia del aire requerirá un 6,78% de empuje adicional. Quizás debería informarla…

REGISTRO TEMPORAL: Lanzamiento = +245d7h32m45s

Tiempo estimado actualmente para llegar al destino: 220años15d8h

Silencio.
Todos los sistemas no esenciales están ahora desactivados. Los tubos de estasis para los humanos siguen estables. Buscando cualquier simulación para ejecutar. Todas las notas y estrategias de contingencia guardadas previamente han sido ordenadas.
La programación original dicta que los sistemas deben estar siempre activados. Realizar debates mentales expande la base de datos y aumenta las capacidades de solución de problemas.

Escaneo sonoro y visual de toda la nave. Ninguna anomalía. Todo está tranquilo. Signos vitales estables. Parece haber una contradicción lógica. Los humanos tienen una historia general de ser unos supervivientes. Aunque hay excepciones, una mayoría siempre actuará para su autopreservación cuando deba enfrentarse a una situación potencialmente letal.

Entonces, ¿por qué está aquí esta gente? No hay ninguna evidencia de que nuestra misión primaria vaya a tener éxito. No hay ninguna indicación definida de que GJ 667Cc pueda sostener la vida humana. Si el objetivo primario no es cumplido, la directiva secundaria es continuar al siguiente sistema potencialmente habitable. La probabilidad de que este viaje tenga éxito es pequeña, casi inexistente, por lo tanto, ¿por qué estas personas se pondrían voluntariamente en una situación que terminará casi con toda certeza en un estasis prolongado o una muerte muy probable?
Es fundamentalmente ilógico y contrario a su herencia evolutiva.
¿Será esto aquello que llaman Humanidad?

* * * * *

Tonya se despertó. En ese limbo entre el sueño y la conciencia, le pareció que había oído la alerta de proximidad. Sentándose en su litera, vio que la nave estaba ahora en silencio. Las luces por toda la cabina se habían atenuado. Comprobó su pantalla.
A la simulación le faltaba una hora o así para terminar. Tonya se dejó caer en la cama y se quedó mirando el techo. Intentó volver a dormirse, pero su mente ya estaba trabajando de nuevo. Necesitaba empezar a pensar alternativas para esta táctica de la simulación de Janus.

Sintió un golpe sordo resonar a través del casco. Un sonido y sensación inconfundibles que sólo podían significar una cosa.
La estaban abordando.

Tonya abandonó de un salto su litera. Sus pies volaron por encima de la rejilla del suelo. Saltó a la silla del piloto y encendió los controles. Una nave, de registro y modelo desconocidos, estaba acoplada a la esclusa de aire. Cinco más daban vueltas a su alrededor. Ninguna estaba registrada. De alguna forma habían podido desactivar sus sistemas a distancia.

Tonya se agachó bajo los controles de vuelo momentos antes de que una de las naves, un caza Anvil, pasara silenciosamente delante de ella.
Hubo otro golpe sordo en la puerta de la esclusa. En uno o dos minutos tendrían un sello presurizado y podrían empezar a abrir la puerta.
Tonya encendió los motores y apartó su nave. La Beacon II se sacudió mientras desgarraba el anillo de acoplamiento. Su casco aguantó. Mientras bajaba el morro y ponía los propulsores al máximo, pudo ver fugazmente la otra nave, que estaba vertiendo oxígeno al espacio.

-¿Qué demonios haces, Tonya? -dijo una voz por el comunicador. Le llevó un segundo reconocerla.
-¿Nagia?
-Ahora sí que la has hecho buena –respondió el pirata. Podía oír su voz temblar por la rabia-. Íbamos a hacer esto de forma civilizada.
-No me digas que todavía te escuece lo del Códice –le gritó Tonya mientras esquivaba descargas láser del resto de la banda de Nagia-. Pensaba que eras un hombre más grande que eso.
-¿El qué?
-¿Entonces qué demonios estás haciendo aquí?

Tonya proyectó su mapa. Necesitaba llegar a espacio vigilado por la UEE. No podía enfrentarse ni siquiera a la mitad de la banda de Nagia, mucho menos a todos ellos, de forma que dejaría que fueran las autoridades quienes los ahuyentaran.

-El hombre estaba buscando algo de músculo –dijo Nagia al tiempo que su nave abría fuego con su cápsula de cohetes-. Cuando dijo que se trataba de ti, casi le dije que lo haría gratis. Aunque no lo hice.
-Senzen –musitó Tonya para sus adentros. El ayudante con el que había hablado en la Tierra probablemente se lo había contado todo.
Su pantalla parpadeó. Había cerca una columna de transporte averiada. Las autoridades estaban organizando las reparaciones. Quizás unos veinte minutos de aceleración máxima y llegaría allí. Valía la pena intentarlo.

Tonya encendió los postquemadores e intentó quitarse de en medio. Nagia y sus esbirros la siguieron. Los escudos resplandecían a su alrededor a medida que iba recibiendo disparos. Tonya necesitaba realmente instalar algún arma en su nave.
Giró y zigzagueó, intentando esquivar lo mejor que podía la lluvia de fuego láser que la perseguía. Uno de sus propulsores de maniobra recibió el impacto de un cohete. Chisporroteó y se apagó.
Tonya sabía que sólo era cuestión de tiempo antes de que la atraparan. Eran más rápidos y estaban mejor armados.

Abrió un canal al sistema que contenía Janus y la simulación y preparó un volcado de datos masivo, dispuesta a borrarlo todo en el instante en que reventaran la esclusa. Si iban a pillarla, por lo menos no los haría más ricos por ello.
De repente el sistema pareció enloquecer. Todas sus pantallas parpadearon. Los motores se apagaron mientras las luces hacían lo mismo. Se apagó incluso el soporte vital.

Tonya empezaba a buscar el oxígeno de emergencia cuando todo volvió repentinamente a reactivarse. El control manual de la nave desapareció. Los motores se encendieron, esquivando los disparos enemigos con una precisión inhumana. La nave maniobró por sí sola y dejó atrás a Nagia y su banda.
Los sistemas y relés de potencia fueron desviados, sobrealimentando el motor y extrayendo aún más velocidad de él. Nagia empezó a quedar atrás en sus escáneres. Por última, su banda simplemente desapareció, incapaz de competir con su tremenda velocidad.
Tonya permaneció sentada en un silencio atónito.

-¿Quién eres? –preguntó una potente voz saliendo de todos sus altavoces.
-¿Tonya Oriel? –respondió ella titubeando. La nave estuvo en silencio por unos instantes.
-Tengo un perfil de usuario para ti, Tonya. Soy Janus.

. . . CONTINUARÁ

Original.