La Última Canción de Gal Dougan

A lo largo de la existencia humana, los arrogantes y los ignorantes creen que han descubierto todo lo que hay por descubrir. Que los confines del universo ya han sido explorados. Que están más allá de la era de las maravillas. Pero, cada día, ocurren cosas que no pueden ser explicadas. Son los Relatos Insólitos del universo.

En el programa de hoy, nos fijaremos en una de las desapariciones más famosas y desconcertantes de la historia de la UEE, en una sección titulada “La última canción de Gal Dougan”.

Gallina Leigh Dougan nació en 2868, la más joven de siete hermanos, en un pequeño complejo en las colinas de Borea, en el sistema Magnus. Sus padres, Ava y Scafly, dirigían una pequeña empresa de minería y extracción que había sido fundada en 2731 por los abuelos de Ava y heredada a lo largo del linaje familiar.

WARNER DOUGAN: La casa siempre había parecido una zona de transferencia de materiales. Mamá o papá siempre estaban aterrizando, despegando o coordinando a algún otro miembro de la familia que estaba haciendo lo mismo. Teníamos parientes procedentes de todas partes del verso que venían para cubrir turnos, por lo que el lugar estaba lleno de vida. Solíamos decir que la puerta siempre estaba abriéndose o cerrándose. En todo caso, yo era el tener hijo más joven, por lo que Gal se convirtió en responsabilidad mía. El único problema era mantenerla quieta en su habitación; ella siempre prefería estar debajo de la mesa de la cocina. La cocina era precisamente el lugar donde todo el mundo pasaba el rato. Por lo que, cuando ella se escabullía de su habitación, lo más probable era que la encontraras dormida en la cocina.

Esta mezcla de trabajo y familia fue el elemento al que muchos atribuyen la siembre de la semilla de lo que acabaría siendo conocido como “el sonido Gal Dougan”. Cuando Gal tenía doce años, fue su tía, Fran Dougan, quien influiría de forma crucial en la vida de su sobrina, aunque lo hizo sin darse cuenta.

FRAN DOUGAN: La gente sigue hablando como si hubiera sido una especie de inspiración divina o algo parecido. Esto es lo que sucedió. Ese mismo año, un ex-novio me había regalado una guitarra. Yo practicaba un poco con ella durante mi tiempo libre, pero nunca llegué a tocarla en serio. Yo no tenía oído para ello. Cuando las cosas con mi novio se torcieron, el mero hecho de ver ese condenado trasto ocupando espacio me ponía a cien. Una vez que yo estaba en Borea, Gal empezó a toquetear la guitarra y pareció gustarle el sonido. Yo había estado muchísimas veces a punto de darle una patada sin querer cuando ella se metía debajo de la mesa de la cocina, por lo que me pareció que le debía algo, así que le dejé quedarse con la guitarra.

Gal se enamoró inmediatamente del instrumento, pasándose horas aprendiendo por su cuenta a tocar canciones que había escuchado en el Espectro, y hasta empezó a componer canciones propias. Para ella y el resto de su familia no era más que una afición agradable. Sólo eso. Mantener el negocio minero les ocupaba todo su tiempo y atención. De los niños se esperaba que formaran parte de la empresa cuando fueran lo suficientemente mayores, por lo que cuando Gal cumplió los 17 años, se unió a sus hermanos y primos en los trabajos de minería, pero eso no fue suficiente.

La Compañía Minera Dougan cerró en 2907 tras unas acusaciones de malversación de fondos que hicieron pedazos a la familia. Gal empezó a buscar trabajos como minera contratada. Encontró trabajo en el recién establecido sistema Stanton y se trasladó al Centro de Alojamiento Temporal local, que ofrecía lugares temporales de residencia a todos los trabajadores con contrato en la zona.

Tras hacer un turno estándar, Gal volvía al centro de intercambio de viviendas, donde tocaba su guitarra. Citándola textualmente:

GAL DOUGAN: En esa época yo no poseía gran cosa, por lo que no disponía de muchas opciones. No sé si habéis estado alguna vez en un CAT, pero no son precisamente los sitios donde vivir más grandes del mundo. Estos contratos podían durar meses, por lo que, o salías fuera a emborracharte, o te quedabas en el centro contemplando las paredes. Yo no bebía y mi padre detestaba la pereza, por lo que me dediqué a tocar mi guitarra.

Gal empezó a tocar simplemente para pasar el rato, pero los demás residentes del CAT no tardaron en empezar a investigar de dónde venía la hermosa voz y melodía que reverberaba por los pasillos. Estas actuaciones improvisadas en su habitación se convirtieron en conciertos semanales en el bar, y luego en giras periódicas en el mismísimo atrio. Por primera vez en su vida, Gal se dio cuenta de que la música ya no era una mera afición para ella.

Gal fue descubierta por el veterano mánager musical Henton Weekes, quien estaba de paso por el sistema y logró asistir a uno de sus conciertos. Weekes no perdió ni un segundo en ponerla a trabajar. Entre 2913 y 2921, Gal Dougan publicó tres álbumes: Día extenuante (2913), Podrías haber sido tú (2918) y Soñadora impenitente (2921). Aunque sus letras solían hablar de las alegrías y penas del trabajo, el amor y la familia (aunque vistas siempre a través de una perspectiva muy cruda), fue su orquestación y canto sorprendentemente elegantes lo que la convirtieron en toda una estrella.

La fama, parece ser, acabaría pasándole factura a esta autoproclamada “chica de las afueras de Borea” cuando la catapultó al estrellato del Imperio. Con cada nuevo álbum, Gal trataba de aislarse cada vez más del mundo exterior. Tras la publicación de Soñadora impenitente, Gal Dougan desapareció casi por completo de la atención pública, optando por pasarse todo su tiempo en su aislado hogar en Borea.

Los críticos se han preguntado si la para entonces ya errática artista se había venido finalmente abajo. En 2925, Gal publicó el que sería su último álbum, Cobrando fuerzas, sin ningún anuncio o campaña previa.

HENTON WEEKES: Fui el mánager de Gal durante más de una década y yo no tenía ni idea de que iba a sacar algo nuevo. Diablos, si es que ni tan siquiera sabía si ella estaba trabajando en algo. Me llevó dos semanas confirmar que la obra era realmente suya y no de un imitiador. Pero, sí, cuando la escuché… era tan increíble como conmovedora. El álbum entero parecía oscilar constantemente entre esta hermosa tristeza urgente y una euforia absoluta. Había llevado su música a un nivel completamente nuevo. Por desgracia, Gal se negó a darle ninguna promoción al álbum. No hizo ningún concierto. Ninguna declaración de prensa. Ninguna entrevista. Se limitó a presentar su álbum al universo y dejarlo allí. Por lo que, para mí, todo el asunto fue el equivalente a una pesadilla.

Años después, cuando sus fans hubieron desistido de la posibilidad de volver a verla tocar, Gal reapareció para dar un último concierto. En 31-05-2931 TET, Gal Dougan voló a Prime para asistir a los Premios Elira, donde interpretó dos canciones: “El próximo día”, de su primer álbum, y “Eco”, de su último. Gal miró largamente al público, les dio las gracias discretamente, y salió del escenario.

Gal Dougan nunca fue vista de nuevo.

Pasó un mes antes de que el público se diera cuenta de que la solitaria cantante había desaparecido. Cuando empezaron a surgir las preguntas, sin embargo, el Imperio quedó desconsolado por la pérdida. Los civiles colaboraron con las fuerzas de la ley para tratar de localizar a la cantante.

Cuando la investigación se dio por concluida, no se había descubierto prácticamente nada acerca del paradero de la cantante. En un intento de reunir la ayuda de la opinión pública, la Fiscalía presentó los únicos detalles confirmados acerca del último día de Gal Dougan:

Según los manifiestos de vuelo, Gal Dougan llegó a Prime en un transporte comercial para tocar durante la entrega de premios, pero no se había comprado ningún billete de vuelta.

Los testigos afirmaron que, tras haber salido del escenario, Gal se negó a subir al vehículo que la productora tenía disponible para llevarla de regreso a Magnus, diciendo que iba a ir en una nave personal, pero todas las naves que poseía fueron situadas dentro de su propiedad en Borea.

Entonces, ¿qué le sucedió a Gal Dougan? No han parado de surgir teorías desde su desaparición. Algunas aseguran que Gal había descubierto un punto de salto y ha estado viviendo desde entonces en su propio sistema estelar, mientras que otras dicen que se había ganado la enemistad de algún sindicato criminal. Una teoría que por alguna razón jamás se ha descartado es que Gal fue secuestrada por los xi’an para que se convirtiera en intérprete musical del mismísimo emperador Kray, La lista de teorías es interminable, y cada tantos años, alguna persona afirma haber hallado pruebas de lo que le sucedió a la cantante.

Pero una cosa es segura, la música compuesta por esta “chica de las afueras de Borea” pervive. Y aunque yo no podamos ver a Gal, todavía podemos escucharla.

A continuación, ahondaremos en el misterio del Coreador, del cual se dice que ha sido destruido dos veces. Con ocho años de diferencia…

Cuando Relatos Insólitos esté de vuelta.

Original.