Los Gastos del Gobierno

TRANSMISIÓN EN CURSO:

Y aquí estamos de vuelta con más Kaizen. De nuevo, soy Aaron Schere y estoy aquí para guiaros a través del punto de salto hacia la solvencia financiera. Hoy la segunda parte del programa estará dedicada a los gastos del gobierno, que han aumentado considerablemente a lo largo del último mes. Espoleado por la declaración de guerra contra los vanduul, el Senado puede ahora implementar cualquier gasto destinado a apoyar el esfuerzo bélico. Ya han sido aprobadas numerosas medidas que han incrementado en miles de millones el déficit presupuestario.

Como en todas las situaciones económicas, aquí hay tanto ganadores como perdedores. El senador Kyle Polo estará con nosotros en breve para expresar sus preocupaciones, pero antes de eso, demos un vistazo a quién está cosechando los beneficios de esta oleada de gasto militar.

Hoy mismo, Clark Defense Systems desveló que planean abrir una nueva planta de producción en Cestulus. CDS tiene previsto que la planta esté en funcionamiento en los próximos meses. Este anuncio se ha efectuado justo después de que la compañía se haya adjudicado un gran contrato militar para el desarrollo de una nueva línea de armaduras personales de última generación.

De forma parecida, me he enterado que RSI ha logrado hacerse con lo que está siendo descrito como un importante contrato gubernamental. Los detalles exactos siguen siendo un secreto, pero una fuente asegura que no se trata de un pedido normal de naves y piezas de nave. Se supone que las instalación que la compañía tiene en Kilian van a ser ampliadas y reformadas para poder encargarse de este contrato en concreto, por lo que se espera que en un futuro próximo ofrezcan un montón de oportunidades de trabajo.

Nuevas instalaciones y nuevos trabajos son sólo dos ejemplos de los beneficios procedentes de la explosión en el gasto militar. Muchos economistas esperan que estas ganancias imprevistas acaben llegando a un montón de distintos sectores. Aun así, dentro del gobierno hay algunas personas que están poniendo objeciones a estos nuevos gastos, asegurando que sus efectos positivos a corto plazo serán mínimos, y que a largo plazo tendrán repercusiones potencialmente devastadoras para el presupuesto.

Y ahora tenemos con nosotros al senador Kyle Polo, con quien hablaremos en mayor profundidad sobre los recientes gastos del Imperio. Bienvenido al programa, senador.

Senador Kyle Polo: Gracias.

Casi todo el mundo reconocerá su nombre por su reciente y polémica propuesta presupuestaria que habría recortado de forma drástica el gasto militar. Ayer mismo, usted visitó el sistema Ferron y celebró una conferencia de prensa en Tram para anunciar su último proyecto de ley, que tiene como propósito poner fin a la huelga de la policía del a ciudad.

Su plan consiste en invertir los créditos del Imperio en incrementar el presupuesto de las fuerzas policiales para que puedan modernizar su equipo y armamento; quiere incluso aumentar los salarios para intentar atraer a nuevos reclutas. Tras liderar la carga para reducir los gastos del gobierno, ahora usted le está pidiendo a la UEE una sustanciosa suma para un proyecto que sólo beneficia a una ciudad. ¿Por qué este repentino cambio de opinión en lo que respecta a los gastos gubernamentales?

Senador Kyle Polo: Hay una idea errónea de que la iniciativa se reducía a minimizar los gastos y reducir los servicios gubernamentales. Eso es completamente falso. El objetivo de la iniciativa era distribuir los gastos gubernamentales de una forma más equitativa entra los demás departamentos esenciales. Evidentemente, las fuerzas armadas reciben una cantidad desproporcionadamente grande del presupuesto, y por lo tanto era lógico que fueran quienes tuvieran que desviar mayor cantidad de su presupuesto a otros proyectos importantes como éste.

¿Es este proyecto de alguna manera un intento de mantener con vida la Iniciativa Polo haciendo que el Senado vaya aprobando uno por uno sus objetivos esenciales?

Senador Kyle Polo: En política no llegas tan lejos como yo sin saber cuándo distinguir una causa perdida. Dicho esto, el mero hecho de que la iniciativa no llegara a ser aprobada no significa que yo vaya a abandonar las ideas y políticas que constituyeron su espina dorsal. El vertiginoso aumento de los gastos gubernamentales sigue siendo una de mis principales preocupaciones, pero también lo es la gente de Tram.

Han vivido demasiado tiempo sin ley ni orden. Carecen de seguridad pública porque el departamento de policía no está equipado con armas acordes al arsenal del que disponen las bandas criminales que se han adueñado de las calles. Si nuestro Imperio desea gastar créditos para proteger a su gente, entonces Tram debe estar en uno de los primeros lugares de la lista. Cualquier senador que no crea que Tram es una zona de guerra debería visitar la ciudad sin la compañía de sus guardaespaldas, y entonces ya vería si se siente seguro.

Senador, sus intenciones son admirables, ¿pero su propuesta no hará que el gobierno de la UEE se involucre en un problema local? ¿Los problemas fiscales de Tram no son, en última instancia, responsabilidad de la propia Tram?

Senador Kyle Polo: El Derecho Común de la UEE garantiza que los derechos fundamentales estarán garantizados en todos los sistemas. Ya hemos esperado bastante a que la situación pudiera resolverse al nivel local. Ahora ha llegado el momento de que la UEE demuestre estar a la altura de sus promesas.

Senador, ayer usted dio una conferencia de prensa en Tram, que no está precisamente en su sistema. Corren rumores de que sus ambiciones políticas van más allá de su escaño en Croshaw.

Senador Kyle Polo: Escuche, puede que la gente de Tram no forme parte de mis electores, pero eso no va a impedirme sentir preocupación por ellos. El bienestar de la gente de Tram afecta directamente a Croshaw. Desde el inicio de la huelga de policías, el comercio entre ambos sistemas ha bajado un 50%. Los transportistas no se sienten seguros en ese sistema. Y esto no perjudica solamente a las empresas de Croshaw y Tram. Los impuestos y aranceles perdidos perjudican a la economía del Imperio en sí. Argumentar que esto no es más que un problema local significa ser incapaz de ver el panorama en conjunto.

Muchos sostendrían que el impacto que este problema tiene en la economía es intrascendente. Que cualquier ganancia potencial no llegará ni de lejos a cubrir el coste. ¿Cómo responde usted a estas afirmaciones?

Senador Kyle Polo: Como nativo de Croshaw, sé íntimamente cómo ha ayudado Tram a nuestro Imperio. Las calles por las que he caminado, los edificios en los que crecí, fueron literalmente cortados de sus venas. Tanto la sala de ópera de Terra como las cúpulas subterráneas de Davien fueron construidas con materiales extraídos del terreno circundante a Tram. De hecho, sólo existen unos pocos sistemas de la UEE que no se hayan beneficiado del increíble sacrificio de este planeta. Ya es hora de que el Imperio le devuelva el favor.

Considerando el estado actual del presupuesto, ¿es éste realmente el momento para presentar otra propuesta de gastos?

Senador Kyle Polo: Es un momento tan bueno como cualquier otro. Soy consciente de que mi propuesta no se considera un gasto de emergencia en tiempo de guerra, por lo que se enfrentará a un proceso de aprobación mucho más arduo por parte del Senado, pero todo el mundo tiene derecho a sentirse sano y a salvo. El Derecho Común es parte indisociable del Imperio, y siempre será un buen momento para garantizar su aplicación.

La semana pasada, el Senado aprobó una enorme inversión en I+D para las fuerzas armadas. Si el diez por cierto de esos fondos hubieran sido destinados a Tram, el componente financiero de esta propuesta ya habría quedado cubierto. Las fuerzas policiales de Tram serían capaces de modernizar su equipo y no tendrían que preocuparse de que los delincuentes les superen en armamento. Teniendo en cuenta la colosal cantidad de créditos que el Imperio se está gastando actualmente en su defensa, es literalmente un pequeño precio que pagar para traer paz a un sistema importante.

No cuando el dinero está siendo desviado a una ciudad y fuerzas policiales que tienen un historial bien documentado de corrupción y mala gestión.

Senador Kyle Polo: La forma más rápida de poner fin al a corrupción consiste en inspirar confianza. Mostrar que, como Imperio, estamos comprometidos a hacer que esta otrora gran ciudad vuelva a ponerse en pie.

Bueno, vamos a tener que dejarlo aquí. Le damos las gracias, senador Polo, por habernos acompañado hoy en Kaizen. Soy Aaron Schere. ¡Hasta la próxima!

Original. Revisión por Frost.