¿Es el crimen rentable?

New United NewsOrg

¿Es el crimen realmente rentable?

Por Terrence Morrow

La semana pasada la UEE publicó su Informe Anual sobre el Crimen. Con cada vez más personas rechazando la Ciudadanía y abrazando el lado oscuro de la civilización, no podemos evitar volver a plantearnos la antigua pregunta: ¿es el crimen realmente rentable? Si lo examinamos desde el punto de vista de un negocio puramente económico, yo me atrevería a decir que no.

Evidentemente, siempre habrá excepciones. La opinión pública ya ha tenido su cuota de infames piratas y contrabandistas que han amasado una fortuna desafiando la ley. Durante mi investigación, aprendí que los auténticos empresarios de la ilegalidad son aquellos que pasan desapercibidos, aquellos que no tienen novelas y videos narrando sus aventuras. Son aquellos de los que nunca has oído hablar y, si se salen con la suya, nunca lo harás.

Esta serie de artículos ignorará las excepciones y se centrará en lo que comprende casi el noventa y ocho por ciento de los resultados de la investigación: el criminal común y corriente.

Aunque es cierto que el criminal común se ahorra tener que pagar los costes cada vez más altos de los impuestos y tarifas de aterrizaje, así como las cuotas del gremio y el seguro, todos ellos gastos que sí tienen que pagar quienes deciden mantenerse dentro de la legalidad, hay que tener en cuenta que los criminales deben enfrentarse a toda una serie de gastos persistentes propios:

Reparaciones de la nave
Muchos transportistas, expedidores y Ciudadanos comunes se toman a mal que les arrebaten su forma de ganarse la vida. Las estadísticas más recientes estiman que el ochenta por ciento de los ataques de bandidos acaban convirtiéndose en una batalla de algún tipo. Dado que tu forma de vida se basa en atacar a los demás, lo más probable es que no vayas a salir indemne. Por lo tanto, puedes dar por sentado que tendrás que visitar frecuentemente a tu mecánico. Lo cual nos lleva a los talleres de desguaces y reparaciones ilegales que atienden en diversos sistemas al elemento criminal, una clientela que no querrá dejar el rastro de papeleo normal o necesitará modificaciones y/o reparaciones ilegales. Uno puede esperar que hacer negocios con estos tipos tendrá asociado un significativo aumento en los precios, eso si no acaban juzgando más provechoso pegarte un tiro y quedarse con tu nave.

Costes legales
Si te atrapan, la cantidad de créditos necesaria para conseguir una defensa legal aceptable es bastante alta. Dado que la mayoría de la gente no sueña con ser arrojada a un Mundo Prisión, querrás tener siempre disponible una reserva de dinero para costear tu defensa.

Precios de venta reducidos
Uno podría pensar que el robo ofrece la mayor recompensa a cambio del mayor riesgo. Si te sale bien, todo son beneficios, ¿no? Lamentablemente, la realidad es muy diferente. Con el uso de mecanismos de identificación de la carga cada vez más extendido, se está volviendo más y más difícil vender mercancía robada, por lo que necesitas encontrar o bien un comprador que esté dispuesto a comprar bienes robados, o un perista que disponga de la tecnología con la que cambiar el registro de identificación de la mercancía. El resultado final es que el precio que obtendrás por los bienes robados estará muy por debajo de su valor en el mercado, algunas veces valdrá hasta un 60% menos de lo que obtendrías en una venta legítima. Se trata de un mercado de compradores. Tú eres el que está en posesión de bienes robados, no ellos.

Costes y riesgos médicos
Como tu nave, el estilo de vida criminal te expondrá a todo tipo de situaciones de vida o muerte, desde una herida sufrida durante un asalto, a la posibilidad de que “el trato se vaya al traste”. Sea cual sea la razón, hay muchas probabilidades de que vayas a necesitar que te recompongan, o que te reemplacen algunas partes del cuerpo. Por desgracia, no podrás simplemente ir a tu Medicentro o CiberDoc local sin arriesgarte a despertar las sospechas de los doctores o que informen de tu presencia a la Fiscalía, por lo que te verás obligado a recurrir a doctores ilegales que te dejaran en los huesos con sus costes médicos y propinas para que mantengan su silencio.

El precio de la identidad
La vida criminal es como las arenas movedizas; cuanto más “trabajes” más fácil les resultará atraparte. Por cada nave que asaltes, tu reputación aumentará, lo que significa que habrá más policial locales en tu busca. Llegará un punto en el que la mismísima Fiscalía se verá involucrada. Para poder mantenerte por delante de ellos, tienes que minimizar el rastro que deja tu identidad. Eso significa ir acumulando un repertorio de registros de identidad falsos. A medida que te desplaces de sistema a sistema, tendrás que conocer qué identidades han sido utilizadas y en qué fecha, así como si hay alguna posibilidad de que la identidad se “haya ensuciado” al haber sido vinculada con alguno de tus ataques.

Sobornos
Habrá ocasiones en las que necesitarás “untar algunas manos” a cambio de información sobre rutas de transporte, manifiestos de carga, o para que algunos políticos o agentes de la ley con pocos escrúpulos miren hacia otro lado. Dado que las leyes de la UEE sobre corrupción y soborno traen asociadas fuertes sanciones penales y financieras, el criminal común debería tener mucho cuidado cuando intente sobornar a alguien, independientemente de si se trata de su primera o quincuagésima transacción.

Conclusión final
En mi opinión, parece evidente que la carga financiera de las empresas criminales parece ser muy inferior a las potenciales ganancias. Por no mencionar el desgaste físico y psicológico que debe de tener sobre tu psique el vivir en este mundo .

Durante las siguientes semanas, profundizaremos en el mundo del criminal común. Exploraremos todas y cada una de las facetas que hacen que este mundo funcione, qué es lo que atrae hacia él a más y más hombres y mujeres cada año, y por último cómo puede uno intentar escapar de la turbulenta espiral del estilo de vida criminal.

…FIN DE LA TRANSMISION

Original.