Niebla de Guerra

INICIO DE LA TRANSMISIÓN

Sed bienvenidos, despachadores, estáis sintonizando con OP.NET. Mi nombre es Conva Maynard y soy quien os va a transmitir todo lo último en noticias, consejos y equipamiento para los profesionales de la seguridad en activo. Como siempre, estoy obligada a mencionar que OP.NET no está afiliada de ninguna manera con el Gremio de Mercenarios o cualquiera de sus sucursales subsidiarias. Así es, somos completamente independientes, y os contamos las cosas tal como son, lo cual, si no nos creéis, os resultará evidente en seguida.

Antes que nada, sin embargo, vamos a hablar de la Bolsa de Empleo, la lista de oportunidades de trabajo actuales ofrecida por OP.NET. Tened en cuenta que nuestro estupendo equipo hace todo lo posible para confirmar estos encargos, pero aseguráos de que hacéis vuestras propias comprobaciones antes de aceptar cualquier trabajo ofrecido.

En primer lugar, tenemos un soplo sobre un encargo de protección. Un infoagente necesita una escolta a través de espacio sin ley. Los solicitantes tendrán que proporcionar las especificaciones de su nave junto con su oferta. Cualquiera que esté interesado debería enviar una transmisión a Grace Hartsfield.

A continuación, el Consejo de Gobernadores de Vega II ha estado emitiendo una convocatoria abierta para mercenarios que deseen prestar una función de apoyo a las unidades de la milicia y las agencias de la ley locales. Si yo fuera una de esas personas a las que les gusta especular, me atrevería a decir que todo este asunto gira en torno a hacer el planeta más atractivo puesto que han estado haciendo campaña para su reconocimiento imperial. He estado de permiso unas cuantas veces en Vega II, por lo que, como lugar donde trabajar, los hay mucho peores.

Dentro de un rato vamos a haceros llegar unas cuantas ofertas más, pero mientras tanto, me gustaría presentaros a mi invitado para poder hablar con él sobre un tema que ha estado presente en las conversaciones de un buen montón de mercenarios.

Daré por sentado que si seguís este programa, entonces ya estáis familiarizados con el asunto. Si no lo estáis, la semana pasada, un equipo de agentes privados de Storm Securities estaba trabajando como destacamento de seguridad para un transportista de carga. El nombre concreto del transportista no ha sido revelado todavía, pero lo que sí se ha hecho público es que, durante el trayecto, el cliente y su destacamento de seguridad fueron interceptados y amenazados por un grupo de naves que fueron relacionadas posteriormente con el Sindicato Otoni.

La teoría más extendida es que estaban intentando secuestrar al cliente VIP.

Los mercenarios de Storm entraron en combate y destruyeron todas y cada una de las naves enemigas. Parece que aquí debería acabar todo, ¿verdad? Pues todo lo contrario.

Resulta que uno de los pilotos Otoni era un agente encubierto de la Fiscalía. El equipo legal de Storm Securities afirma que dicho agente encubierto no solo se abstuvo de identificarse, sino que fue un participante activo en el intento de secuestro. La Fiscalía ha replicado asegurando que el agente no sólo se identificó, sino que había llegado incluso a rendirse antes de que el personal de Storm Securities abrieran fuego.

En todo este asunto hay un montón bien grande de preguntas complicadas. Para ayudar a resolver toda esta locura, me gustaría presentaros a Amir Gelar, un abogado de oficio de Seligmann & Cross. Amir, gracias por acompañarnos.

Amir Gellar: Hola, señor Maynard, y hola a todos los demás ahí fuera.

Todos sabemos que un encargo pueden convertirse en algo letal en cuestión de segundos, y que un buen profesional debe aprender a valorar la situación rápida y correctamente, o pueden haber consecuencias a largo plazo.

Amir Gelar: Estoy completamente de acuerdo.

Así que vamos a empezar poco a poco. ¿Cree que el personal de Storm Securities debería ser considerado responsable de la muerte de este agente de la Fiscalía?

Amir Gelar: Todo se reduce siempre a las evidencias y la intención. La Fiscalía parece estar muy segura de que su agente fue asesinado a sangre fría tras haberse identificado como un agente de la ley. Si ese es el caso, entonces sí, yo creo que se les debería considerar responsables.

¿Y qué significa eso para los contratistas independientes que están ahí fuera? Algunos de ellos no poseen los recursos de defensa legal con los que cuenta Storm Securities.

Amir Gelar: Un contrato de seguridad privada no te pone por encima de la ley. Si tu cliente te ordena realizar una actividad ilegal, se te puede acusar de un delito si llevas a cabo esa orden.

Pero en una situación como ésta, ¿ qué pasaría si entre las naves Otoni hubiera una más grande en la que uno de sus tripulantes fuera un agente encubierto? Al atacarla para defenderte, ¿te estarías exponiendo a que te acusaran de un delito?

Amir Gelar: Esa es una buena pregunta. Los estudiantes de derecho todavía siguen escribiendo disertaciones sobre la ley de naves capitales. Pongamos un ejemplo: si una nave capital comete un delito, ¿comparte toda la tripulación la culpa? ¿O solamente el capitán? ¿Cómo se aplica eso a organizaciones que no siguen una cadena de mando estricta? Es un tema fascinante.

Sin duda, y profundizaremos un poco más en él cuando estemos de vuelta con Amir Gelar. Estáis escuchando OP.NET.

FIN DE LA TRANSMISIÓN

Original.