OP.NET Merc News

OP.NET MERC NEWS

INICIO DE LA TRANSMISIÓN >

Hola, pistoleros. Soy Sabine “Mixer” Murillo, y aquí os traigo las últimas noticias. Aquí está OP.NET para mantener informados a todos los operativos en acción. Tenemos que deciros que nosotros no estamos afiliados de ninguna manera con Crosshair o el Gremio de Mercenarios, o de lo contrario vendrán a tocarnos…

Perdonad, eh, vale, hoy tenemos un gran programa para vosotros. Porque eso es lo que siempre hacemos, ¿no? Esa es la razón por la que nos estáis escuchando. Skiv vendrá después para traernos un vistazo en profundidad a la línea de cañones Omnisky de A&R y lo que nos tienen preparado para el futuro… así que hasta entonces…

La Bolda de Trabajo. Vamos a por ella.

El sistema Caronte. Nos han contado que las conversaciones para un posible armisticio entre los estados de Aqueronte y Dellin en Caronte III se han interrumpido y parece probable que ambos bandos se estén preparando para reanudar su guerra. Habrá que ver si la UEE decide mediar en el conflicto, pero me parece que dentro de poco habrá unas cuantas oportunidades de trabajo nuevas en este sistema…

Perdonad.

Tengo que robaros un minuto para deciros algo y desahogarme. Recibí una transmisión justo antes de que entráramos en directo. Era un mensaje de un viejo camarada mío del 185º. Yo llevaba unos, no sé, ¿siete años?, sin hablar con Cuchillo. Ocho, tal vez. En todo caso, después de todos estos años, Cuchillo me ha enviado un mensaje. En nuestra escuadrilla había otro chaval que se llamaba Stephen Ganz. Venía de no se qué comunidad agraria de Goss y era un verdadero creyente. De pies a cabeza. Si ponías el más mínimo tono de autoridad en tu voz, podías hacer que se creyera cualquier cosa que le contaras. No era porque fuera tonto. No sé porqué le pasaba, pero creo que simplemente quería creer en tí. En todo caso, todos los del escuadrón se aprovechaban de eso para cachondearse de él. Nuestro oficial ejecutivo le dio el apodo de Felpudo, pero él siempre encajó las bromas con una sonrisa, incluso después de que la gente acabara contándole la verdad.

Felpudo, Cuchillo y yo misma nos licenciamos más o menos a la vez y nos mantuvimos en contacto de forma regular por un tiempo. Luego, poco a poco, empezamos a perder el contacto con Felpudo. Por ninguna razón en concreto. Simplemente pasó a ser una de esas personas que siempre te ha parecido que mantienes cerca hasta que un día te das cuenta de que ya no lo están.

Lo último que supe de él fue que Felpudo estaba teniendo problemas para salir adelante. Recuerdo haber pensado en enviarle un mensaje o pasar a verle, pero yo también estaba pasando por una mala racha, y seguí dejándolo para más tarde.

Así que… para resumir una larga historia, supongo que Stephen Ganz fue asesinado hace unos días en Prime.

Cuchillo ha dicho que la última vez que vio a Felpudo estaba trabajando como transportista por una miseria, viviendo en un cuchitril en algún lugar de las Cuadras y compartiendo cuarto de baño con las otras treinta personas de su bloque. Se había enganchado y desenganchado del WiDoW tres veces, se había casado y divorciado dos veces, pero seguí siendo ese chaval ingenio que creía que las cosas acabarían cambiando para bien. Todo lo que tenía que hacer era aguantar hasta que llegara ese momento.

Encontraron su cuerpo en una plataforma de aterrizaje. Tres disparos a la espalda. Algún policía recién graduado de la academia al que le habían asignado este caso pensó que se trataba de una transferencia de cargamento que había acabado mal. Tal vez se había tratado de una estafa, o simplemento unos cuantos matones estúpidos que no querían pagar lo acordado decidieron pegarle un tiro a mi amigo y esconder su cadáver entre dos StorAlls como si fuera un trozo de basura.

Mi amigo, que interpuso su nave delante de los disparos enemigos para salvarle el pellejo a Retro durante una batalla en la luna de Oya.

Mi amigo, que solía alisar las mantas de los demás justo antes de una inspección.

Mi amigo, que, a pesar de todo, veía siempre el lado bueno incluso en las peores circunstancias.

No te merecías acabar así.

Así que sólo querría decirle a Stephen Ganz, a quien olvidé cuando estaba con vida, que no me olvidaré de tí con la muerte.

Y que encontraré a quien te hizo esto.

Por favor, créeme.

De hecho…

Lo dejo.

FIN DE LA TRANSMISIÓN

Original.