Seguridad Personal

INFORMACIÓN Y CONSEJOS PARA EL OPERATIVO INDEPENDIENTE

 

< INICIO DE LA TRANSMISIÓN >

 

Si estás buscando noticias de mundo mercenario desde una perspectiva independiente, entonces, amigo mío, has venido al lugar adecuado. Me llamo Conva Maynard y esto es OP.NET, el mejor programa no afiliado al Gremio que hay en el Espectro, tal como fue declarado oficialmente por Hot Swap en su encuesta a los lectores del 2946 publicada este mismo mes. Es un gran honor, así que os damos las gracias a todos los que nos apoyasteis y a todos los que han seguido apoyando el trabajo que hemos hecho a lo largo de los años. Toda la gente de nuestro programa cree firmemente en lo que estamos haciendo, por lo que resulta agradable ver que todos vosotros también apreciáis nuestro trabajo. Al mantener OP.NET 100% independiente del Gremio de Mercenarios, siempre hemos podido aportaros unos puntos de vista 100% imparciales respecto a la que consideramos una de las profesiones más difíciles que hay ahí fuera.

No dejéis que lo que acabo de decir os asuste demasiado. Sé que ahora mismo hay algunos de vosotros que no estáis todavía metidos en el ajo, pero podría ser que este programa os ayude a decidiros si esta carrera es o no es para vosotros. Esa fue una de las cosas sorprendentes que aprendí cuando tomé las riendas del programa (vaya, ya deben haber pasado casi dos años desde entonces): que nuestro público no sólo consiste en veteranos endurecidos que quieren enterarse de los detalles sobre el último cachivache de destrucción o comparar las diferencias entre dos monitores tácticos, sino que también incluye a gente que está tratando de hacerse una idea de qué significa ser un soldado profesional a sueldo.

Así que, a todos los posibles aspirantes, os digo lo siguiente: sí, es un oficio duro, pero yo no me plantearía ni por un segundo tratar de dedicarme a cualquier otra cosa. Los mercenarios marcan una diferencia. Es así de simple. Nuestra invitada de hoy, Karri Piñero, es un gran ejemplo de eso.

Bueno, se suponía que iba a dedicarme primero a hacer unos cuantos repasos de equipo, pero esa transición es demasiado buena como para dejarla pasar. ¿Qué me dices, Skiv? Podemos dejar tus cañones de dispersión para el final del programa y en vez de ello charlas con Karri? Skiv me está indicando que le parece genial, así que vamos a hacerlo. Al fin y al cabo, los buenos mercenarios saben cambiar sus planes sobre la marcha, ¿verdad?

Karri, bienvenida a OP.NET.

KARRI PIÑERO: Gracias por invitarme, Conva. Tengo que hacerte saber que yo era una de esas personas que solían seguir OP.NET mucha antes de unirme al gremio. Es muy emocionante estar finalmente en este lado del programa.

Para nosotros también es muy emocionante. Estoy seguro que muchos de vosotros ya sabéis quién es, pero Karri es una de las mayores, por no decir la mayor, expertas en seguridad personal que existen. Se ha encargado de todo tipo de trabajos, desde proteger a científicos de investigación en zonas rojas a ayudar a granjeros en sistemas poco hospitalarios. Hace nada, Karri era jefa de seguridad para el recién elegido senador Sean Debinavi durante este último ciclo de elecciones. Antes de que nos metamos en eso, Karri, me gustaría que pudieras contarnos un poco cómo acabaste especializándote en seguridad personal.

KARRI PIÑERO: No estoy segura de que llegara jamás a ser una elección consciente. Empecé aceptando cualquier trabajo que encontrara; los de seguridad personal simplemente acabaron siendo los que se me daban mejor.

Pues entonces, cambiaré la pregunta. ¿Por qué crees que se te dan tan bien?

KARRI PIÑERO: Tienen muchas cosas en común con otros contratos de protección, pero lo que los hace realmente diferentes es la cantidad de tiempo que te pasas durante el trabajo aguardando a que ocurra algo. Siempre he tenido facilidad para mantener mi mente centrada en lo que estoy haciendo. Es probable que eso sea gracias al amor por la pesca que heredé de mi madre.

Ya puedo imaginarme que esa es una habilidad útil en un trabajo que consiste en largos ratos de tranquilidad interrumpidos por unos breves instantes de frenesí.

KARRI PIÑERO: Y muchas veces ambos casos acaban con algo dando espasmos en el suelo. Pero, sí, en muchos de los trabajos que se ofrecen, sabes que te están contratando para ver algo de acción. Por un lado, aunque los riesgos siempre son mayores, cuando sabes que vas a tener que “arrancar corriendo”, puedes aprovechar esa energía y hacer uso de ella. A decir verdad, mucha gente cree que los trabajos de seguridad personal son más cómodos porque es posible que al final no te veas metido en ningún combate. La mayoría de las veces, sin embargo, pasa todo lo contrario. Las misiones en las que te pasas semanas sin ver indicio alguno de unidades hostiles te dan más tiempo para relajarte, y estar relajado significa estar descuidado. En última instancia, esa menor probabilidad de toparte con problemas es lo que puede hacerlos mucho más peligrosos.

Tiene sentido. Recuerdo un trabajo en el que tuve que escoltar una nave de carga. El trabajo no se daba por terminado hasta que la nave hubiera descargado, pero una huelga de trabajadores hizo que el maldito cacharro se tuviera que quedar tres días en la pista de aterrizaje con nosotros cruzados de brazos. El primer día, hacíamos patrullas cada hora, pero tengo que admitir que el tercer día tal vez estábamos un poco demasiado enfrascados en esa partida de trigger. Cuando empezaron por fin los tiros, nos pillaron completamente desprevenidos. Desde entonces, me lo pienso dos veces antes de ponerme a jugar a cartas durante un trabajo.

KARRI PIÑERO: Cuando estás protegiendo a alguien, la mejor situación posible es que no pase nada, y eso puede resultar difícil para algunos de nuestra profesión. Sin embargo, si consigo llegar al final de un contrato sin tener que disparar ni un solo tiro, me parece una gran victoria. Ese fue afortunadamente el caso, por ponerte un ejemplo, de mi último trabajo, consistente en proteger al senador electo Debinavi.

Me alegra que lo menciones. Tengo muchas ganas de saber más cosas sobre esto. Nunca he tenido la oportunidad de proteger a un VIP personalmente.

KARRI PIÑERO: ¿Tal vez porque ahora tú también eres uno?

¡Exactamente! Así que, a la hora de proteger a Debinavi, aparte de mantenerte centrada en el trabajo, ¿cuál dirías que fue la parte más difícil de ese encargo?

KARRI PIÑERO: Si quieres que te sea sincera, probablemente fue tener que tratar con los agentes de la Fiscalía que estaba protegiendo al senador Polo… o tal vez debería decir “antiguo senador”.

Oh, sí, tratar con los agentes de la ley trae consigo su propia serie de problemas, ¿verdad?

KARRI PIÑERO: Puede variar mucho según los agentes con los que debas tratar. La mayoría de ellos saben que todos estamos en el mismo bando, pero algunas veces puede ser como tratar de bailar con alguien que está escuchando una canción distinta. Cada vez que Polo y Debinavi tenían que aparecer juntos en algún sitio, el equipo de la Fiscalía asignado a Polo quería que les diéramos un plano indicando qué ruta íbamos a seguir. Entiendo que a ellos les iba a ser de utilidad tenerlo, pero declarar una ruta de esa manera y luego distribuirla físicamente, incluso aunque sea a agentes de la ley, atenta contra las nociones de seguridad más básicas. Diría una de cada tres veces que nos topamos con problemas, es durante el trayecto desde o hacia un sitio que se sabe que el cliente iba a visitar. Al final fuimos capaces de llegar a una solución de compromiso que garantizara la seguridad de Debinavi.

Oye, ¿por qué no esperan tan solo un minuto a contarnos cuál fue esa solución? Nos servirá para mantener a todos intrigados y obligarlos a seguirnos tras la pausa publicitaria.

KARRI PIÑERO: No hay problema.

Tenemos que dedicar unos breves instantes a las palabras de nuestro patrocinador, CDS, pero cuando estemos de vuelta, Karri Piñero nos contará más cosas acerca de cómo tratar con la Fiscalía, y en nuestro nuevo repaso a los cañones de dispersión, Skiv se meterá a fondo con el Pyroblast. Todo eso y mucho más a continuación en OP.NET.

< FIN DE LA TRANSMISIÓN >

Original.