Sistema Hades

GUÍA GALÁCTICA: SISTEMA HADES

“Había puesto mi nave en automático, con el rumbo marcada hacia Hades III, y luego había bajado a la cubierta intermedia. Mientras me dirigía hacia la bodega, me pareció vislumbrar algo en la oscurdidad. Ni tan siguiera podría decir si era humano, pero por lo menos era humanoide. Tuve la primera impresión de estar viendo un cuerpo con su musculatura expuesta, cubierto por venas de un tono azulado. Se giró para mirar directamente hacia mi justo cuando mi nave se sacudió violentamente. Todo el encuentro no duró más que un nanosegundo, pero me dejó profundamente conmocionado. Fue como si yo acabara de ver algo que mi mente era incapaz de comprender. Esa sensación jamás llegó a abandonarme. Cuando volví a casa vendí la nave; ya no tenía la sensación de que me perteneciera.”

- Eli Thorn, saltarrutas

Hades es un sistema sin ningún tipo de presencia legal que según el departamento de catografía estelar de la UEE está clasificado técnicamente como abandonado. Una estrella blancoazulada B9 IV, Hades no produce calor suficiente para mantener una franja habitable viable; aunque tiene varios planetas en órbita, ninguna de ellos es lo suficientemente caliente como para albergar vida. En términos estelares generales (y en aparente contradicción con la edad de otros astros en su vecindad estelar), Hades parece estar aproximándose al final de su ciclo de vida.

Hades fue identificado por primera vez en 2515 por el Merry Crow, un carguero itinerante. El descubrimiento no fue catalogado oficialmente porque la nave estaba en ese momento transportando varios centenares de unidades de carga de motores de fusión robados. Diecinueve años después, Jake Tapps, el navegante del Crow y único superviviente de la tripulación, se encontraba sin nave y sin dinero en la superficie de un planeta. Acabó vendiendo los extensos diarios de vuelo del Crow para pagarse su adicción al SLAM, y a resultas de ello el sistema Hades fue cartografiado y registrado oficialmente por la Dynamo Corporation.

El interés por el sistema se disparó una vez las naves de exploración de la Dynamo hubieron realizado su inspección inicial. Aunque el sistema siguió considerándose completamente inviable para la terraformación, las naves de inspección descubrieron indicios significativos de que todos sus mundos habían albergado en el pasado el hogar de extinta sociedad capaz de viajar por el espacio. Décadas de investigación han creado una interesante imagen de una sociedad avanzada que acabó aniquilándose a sí misma tras una serie de conflictos intestinos. La mayor parte de la superficie de los tres planetas interiores del sistema Hades está acribillada por cráteres de impacto, mientras que el cuarto y más distante planeta del sistema ha sido literalmente partido por la mitad mediante algún medio todavía sin identificar. Fue este descomunal nivel de destrucción lo que le dio su nombre al sistema.

Aunque el sistema Hades carece de ninguna instalación para el repostado o el mantenimiento de naves, sigue siendo parte de una ruta espacial activa. Aun así, son muy pocos quienes deciden alterar su rumbo para explorar la región interior del sistema.

La mayoría de quienes están dispuestos a viajar hasta los planetas del sistema son xenoarqueólogos o saqueadores de tumbas. A pesar de la devastación generalizada, en los mundos cementerio de Hades se han identificado miles de estructuras, y se cree que muchas más existen bajo tierra. Cada año se recuperan (o roban) de estos sitios una cantidad incontable de artefactos, y se cree que hay en activo varias operaciones oficialmente “no autorizadas” tratando de localizar indicios de la tecnología que los hadesianos emplearon para aniquilarse a sí mismos.

Hades I

El primer planeta del sistema carece por completo de ninguna atmósfera. Las ruinas y cráteres no naturales que hay dispersos indican que los hadesianos debieron colonizar Hades I de forma limitada. Los científicos han sido incapaces de averiguar si las condiciones del planeta fueron siempre así o si su atmósfera fue una víctima más de su guerra.

Hades II

Hades II conserva parcialmente su atmósfera, pero es de una naturaleza violenta. Es necesario vestir trajes ambientales, y debido a la cantidad de ceniza volcánica presente en lo que queda de la atmósfera, nadie debería carecer de acceso a una mascarilla respiratoria. Las extensas ciudades hadesianas cubren el paisaje, cada una de ellas muerta y erosionándose bajo el viento inmisericorde. La naturaleza inestable de las ruinas hace que la superficie sea un lugar muy inseguro que intentar explorar.

Yacimientos de kherium, un mineral muy valorado por los xi’an para su uso en planchas de blindaje, han sido descubiertos en Hades II, aunque, debido al valor arqueológico del sistema, jamás se ha autorizado ninguna operación minera corporativa.

Hades III

La superficie de Hades III coincide con la de I y II: es un paisaje horripilante de cráteres de impacto y ciudades destrozadas. Su atmósfera es tóxica, y solamente los equipos de xenoarqueólogos mejor equipados deberían intentar aterrizar. A pesar de estas dificultades, a lo largo de los años se han documentado incontables ruinas, perpetuando la creencia en ciertos círculos de que todavía queda mucho por descubrir en Hades.

La muerte y la destrucción no están limitadas a la superficie de Hades III. En un punto Lagrange muy por encima de la superficie del planeta, un cementerio mucho más reciente existe en su órbita. En 2901, un chatarrero xi’an, mientras pasaba de contrabando un cargamento de osoanos destinados a ser sacrificados y preparados como alimento, sufrió una avería en los motores. Mientras su tripulación trataba de restaurar la energía a su nave, los osoanos cautivos, que normalmente son unas criaturas dóciles, escaparon y procedieron a masacar a la tripulación, la tripulación de una nave de rescate, y en última instancia a matarse entre ellos.

Hades IV

Hades IV suele considerarse como un “medio planeta”, llevando al algo confuso “3,5 mundos” que aparece en el registro oficial de la UEE. Aunque el planeta en sí todavía existe (y no se ha disgregado por completo para formar un campo de asteroides), lo hace en forma de dos mitades claramente diferenciadas. Resulta imposible concebir por entero el horror absoluto que entraña un arma capaz de destruir un planeta entero, pero es difícil no maravillarse ante el espectáculo de semejante desolación.

Los hadesianos

Existen tantas teorías acerca de la naturaleza de los hadesianos como hay estrellas en el cielo. Cada año, una nueva remesa de licenciados recién salidos de la universidad acude al sistema, deseosos de ser quienes resuelvan finalmente el misterio de esta civilización, y cada año, se marchan sumidos en la frustración. Esto no quiere decir que los hadesianos sean un completo misterio. Los científicos han logrado determinar aproximadamente sus dimensiones físicas y que su guerra civil se libró hace 300.000 aproximadamente. Basándose en los restos esqueléticos y arquitectónicos, los hadesianos eran criaturas redondeadas con un cuerpo central abultado. Varios apéndices delgados (cuyo número parecía variar según cada hadesiano) y un par de largos brazos completan la figura.

Original.