Sistema Nyx

GUÍA GALÁCTICA: NYX

Nyx fue descubierto en 2582 durante el auge de la expansión territorial del recién formado Imperio Unido de la Tierra. El sistema consiste en tres planetas bastante anodinos orbitando una estrella tipo F de la secuencia principal. A nivel astronómico, el rasgo más distintivo de Nyx consiste en estar situado directamente en los límites de una nebulosa oscura, la cual envuelve las órbitas de los tres mundos. Los gases de la nebulosa disminuyen seriamente la visibilidad y limitan significativamente el uso de escáneres… algo que a los escasos habitantes de este sistema estelar les viene muy bien.

El sistema fue cartografiado por primera vez por la solitaria saltarrutas Carla Larry que llegó a él desde un punto de salto en el sistema Stanton. El informe inicial de Carla no menciona demasiadas características de interés en el sistema, diciendo que “carece de yacimientos significativos de minerales o de ninguna razón lógica para cubrir los gastos de la terraformación”.

Larry hizo un intento por denominar oficialmente los tres mundos del sistema como Lou, Morgan y Ashley, aparentemente en honor a las tres relaciones románticas distintas que estaba persiguiendo. Aplicando las normas habituales, el gobierno de la UEE no ha reconocido jamás estos nombres, y por lo tanto nunca han llegado a ser utilizados de forma amplia. El si la intrépida descubridora del sistema logro impresionar a alguno de sus intereses románticos es algo que no ha quedado registrado en los anales de la historia.

Durante los dos últimos siglos, Nyx ha ganado algo de utilidad adicional como punto de paso en la ruta Castra-Stanton, con una significativa cantidad de carga moviéndose a través del sistema en cualquier momento dado. La piratería a pequeña escala no es inusual, facilitada por la nebulosa del sistema, y a los viajeros se les advierte de que no se desvíen de las rutas espaciales estándar durante su tránsito por el sistema.

Nyx I

El primer planeta del sistema Nyx es un mundo sin núcleo barrido por el calor que fue despojado hace tiempo de cualquier mineral valioso. Poco después de que el sistema fuera descubierto, una inspección de rutina reveló la presencia de metales de alta calidad bajo la superficie del planeta. Cuando corrió la noticia, el planeta se convirtió brevemente en el centro de un contrato de minería con la Gold Horizon financiado por las fuerzas militares, y en cuestión de cincuenta años, el planeta fue desprovisto completamente de sus recursos y toda la riqueza material fue transportada a Killian para que ayudara a alimentar las crecientes operaciones bélicas del Imperio. Para el 2630, Nyx I había quedado permanentemente inservible y pocos indicios quedaban de que hubiera sido habitado en algún momento por humanos.

Nyx II

Un encapotado y desolado mundo, Nyx II fue considerado una vez como una caso límite para la terraformación. Espesas nubes ácidas de dióxido de carbono envuelven el planeta, que está técnicamente rozando el borde interior de la franja habitable del sistema. A pesar de todo, se llevó a cabo un estudio serio para determinar si el mundo podía o no convertirse en habitable. El resultado final fue que era posible, pero requeriría generaciones enteras de trabajo y proporcionaría pocos beneficios más allá de la creación de una base especialmente bien escondida por los gases de la nebulosa. Realizar EVA en el propio planeta es letal; incluso aunque los exploradores estén protegidos ante los elementos corrosivos, serán incapaces de moverse en su atmósfera de alta presión.

Asteroides y Delamar

Un denso cinturón de asteroides rodea la estrella de Nyx a una distancia de unas 8 UA. El campo de asteroides no es una fuente de minerales valiosos, pero combinado con la nebulosa se convierte en un lugar muy adecuado para ocultarse. En los asteroides de esta región se han establecido una cantidad desconocida de pequeños asentamientos, todos los cuales deben importar de fuera del sistema artículos para garantizar su supervivencia (lo que puede considerarse la única oportunidad mercantil que queda en Nyx). Estas pequeñas bases asteroidales que no constan en los mapas albergan todo tipo de colonos marginales que buscan desde una vida fuera de la UEE a una base desde la que poder actuar fuera de la ley. Se cree que los asaltos piratas en este sistema, realizados habitualmente contra los envíos de carga trans-Stanton, se efectúan desde las bases más grandes ocultas en este campo de asteroides.

El más destacado de estos asentamientos es Delamar, el mayor de los asteroides. Del tamaño de un planetoide, Delamar está bien escondido dentro del cinturón de Nyx. El asentamiento fue fundado por librepensadores durante la opresiva era de los Messer y en la actualidad sigue siendo un caldo de cultivo para radicales políticos y movimientos ideológicos anti-UEE. A medida que la reputación del sistema Nyx como “lugar para esconderse” ha ido extendiéndose, un número cada vez mayor de criminales se han trasladado a él, dando como resultado un constante conflicto entre pequeños grupos criminales y radicales políticos que consideran que las actividades claramente ilegales socavan su mensaje.

Delamar puede ser visitado por cualquiera que esté de paso por el sistema, aunque posee un fuerte sentimiento de paranoia. Todos los involucrados en el funcionamiento de la estación parecen temer de forma perpetua un gigantesco asalto policial que están convencidos constantemente que va a suceder en cualquier momento. La verdad es que el planetoide está tan bien escondido y resulta tan difícil de alcanzar que la UEE nunca ha considerado seriamente el envío de fuerzas para eliminarlo (por no hablar del hecho de que los disidentes que residen en él son bastante inofensivos, y por lo general cuando salen protestando contra el gobierno en los medios de comunicación lo hacen únicamente por el mero hecho de protestar).

Nyx III

El último planeta del sistema Nyx, situado bien lejos de la luz de su estrella, es un gigante helado. Una enorme esfera de agua congelada y vapor de amoniaco, Nyx III no es un candidato viable para terraformación ni tampoco posee ningún mineral u otro recurso que valga la pena extraer. El planeta carece de atmósfera respirable. Aunque una nave equipada con sistema de soporte vital podría sobrevivir cierto tiempo en su superficie, hay pocas razones para intentar semejante proeza. Salir en EVA resultaría imposible, y muy probablemente cualquier reparación externa en la nave sería más fácil de efectuar en el vacío del espacio.

Original.