Hambruna en Fora

Por Riley Rudin

Colaborador

HYPERION; FORA: Sophia Ruiz lleva cinco días sin comer. A sus 108 años de edad, ha vivido su vida entera en el planeta Hyperion, en el sistema Fora. Ha sido testigo de cómo las tormentas de hiperbarro iban reclamando lentamente la ciudad para volver a convertirla en desierto. Ha presenciado cómo forajidos y proscritos tomaban el control de un sistema que la UEE había jurado proteger. Ha sobrevivido donde muy pocos podrían, y jamás había visto a su mundo en una situación peor que la actual.

Durante los últimos seis meses, Hyperion ha estado sufriendo una grave escasez de alimentos, pero pocos hay fuera del sistema Fora que estén enterados de ello. Los habitantes del planeta, gente como Sophia Ruiz, se pasan la mayor parte de cada día esperando pacientemente en las colas de los centros de racionamiento, pero cada vez reciben menos comida.

- A cada día que pasa la cola se vuelve más larga – dice Sophia -. Todo el mundo parece estar pasándolo mal, pero nadie está haciendo absolutamente nada al respecto.

Mientras las colas de los centros de reparto de comida oficiales van cada vez más lentas, el mercado negro de Hyperion está en auge. Una visita reciente a uno de estos mercados reveló que la comida que podría estar llenando las alacenas locales se está vendiendo a hasta diez veces el precio de mercado. Ante estos precios, el salario mensual medio de un trabajador de Hyperion sólo bastaría para comprar una semana de comida para una familia de cuatro personas.

Para algunos, como Curtis Deacon, la elección de dónde conseguir comida ha pasado de ser algo difícil a imposible.

- No sé qué hacer. Mis chicos necesitan comer. Esperar en esas colas no te garantiza que recibirás comida, pero ir a cualquier otro sitio tampoco es una solución.

Deacon admite haber comprado comida en el mercado negro, al menos en el pasado, pero hacer eso acabó con los pocos ahorros que poseía. Lo que dejó a Deacon inseguro de qué hacer a continuación. Hambriento, agotado, y con lágrimas en los ojos, Deacon pide ayuda directamente a la UEE.

- Por favor, necesitamos vuestra ayuda. No puedo arreglar lo que no funciona aquí. Si no consigo ayuda, no seré yo quién mas sufra. Lo serán mis chicos.

Hasta hace poco, las súplicas de la gente de Hyperion han caído en oídos sordos. Las noticias sobre la hambruna han ido volviéndose más frecuentes en el Espectro. Pero aún así, las asignaciones del Senado se han paralizado debido a las propuestas de recortes presupuestarios. Con las cuentas de las fuerzas militares pendiendo de un hilo, los senadores se sienten reacios a gastar créditos en nuevas iniciativas.

Aunque la UEE ha sido lenta en poner solución a los problemas del sistema Fora, los ciudadanos y civiles preocupados por la situación están acudiendo al rescate. Xavier Yu trabaja para Ignorados del Imperio, una organización sin ánimo de lucro de Terra que presta ayuda a los sistemas sin representación. Yu afirma que ignorar la hambruna en Fora no es más que la última mancha en el historial de la UEE en lo que respecta a su relación con ese sistema.

- La UEE le ha fallado a la gente de Fora – dice Wu -. El Senado ha hablado sobre el envío de raciones de emergencia, pero no ha hecho nada más. Sólo hablar y hablar.

Yu defendió recientemente un proyecto de ley que serviría para ayudar a la gente de Hyperion además de investigar las causas del problema. Aun así, el senador Glasi de Vosca ha bloqueado la posibilidad de que esa propuesta de ley fuera votada. El senador Glassi declinó ser entrevistado para este artículo, aunque su oficina publicó una declaración en la que, entre otras cosas, decía lo siguiente:

- Antes de que el Congreso gaste créditos en cualquier causa, primero debe finalizar el debate presupuestario que hay en curso. Sería una irresponsabilidad por nuestra parte gastar un dinero que no tenemos.

Harto y cansado de esperar a que se lleva a cabo alguna acción, Yu recaudó fondos privados para que Ignorados del Imperio pudiera enviar ayuda directa. A principios de esta semana, Yu cargó personalmente alimentos en un Merchantman con destino a Hyperion.

- A juzgar por los informes que he visto, la cantidad de ayuda alimentaria de la UEE que está entrando en el sistema ha sido siempre la misma – dice Yu -. Pero no está llegando a las estanterías de las tiendas.

Yu cree que creando su propia línea de suministro a Hyperion podrá garantizar que los alimentos lleguen a manos de la gente necesitada como Sophia Ruiz y Curtis Deacon.

Silva Sanderson forma parte del grupo de mercenarios procedentes de Terra que Yu ha contratado para asegurarse de que los alimentos terminan en las estanterías de las tiendas y no en el mercado negro.

- Intento realizar, como mínimo, un trabajo humanitario por año – dice Sanderson -. La gente de Hyperion forma parte de la UEE tanto como cualquier persona de Terra. Quiero que sepan que la fuerza de nuestro Imperio procede de su gente. No de nuestro gobierno.

Unos instantes después, el Merchantman estaba completamente cargado y despegando. Los alimentos que llenan su bodega puede que no hagan ninguna mella en la hambruna, pero podrían cambiar los ánimos y las mentes de la gente de la UEE. Justo antes de subir a la nave, Yu dijo lo siguiente:

- Sé que lo que he hecho no es suficiente, pero cada poquito ayuda. Cada crédito, cada imagen y cada palabra, ofrecen una imagen más completa. Una vez que la gente vea exactamente lo que está pasando, ¿cómo van a ser capaces de mantenerse al margen en vez de ayudar?

FIN DE LA TRANSMISIÓN

Original.